Padre Horacio Varela Roca


CalizQué opinión tiene, como representante de la religión Católica, con respecto a este movimiento mundial al cual se lo conoce como Nueva Era, New Age, etc.?

Padre, Horacio Varela Roca La New Age es el aspecto de la decadencia más fuerte que tiene la tradición oriental en la religión.
Es como el punto final de una tradición unánime de revelación, que se ha ido progresivamente degradando; primero en las estructuras religiosas y después en formas cada vez menos consistentes, más alejadas de la tradición original.


CalizSienten que son parte de ese movimiento?

No. Lo que pasa es que la decadencia, se da siempre en civilizaciones y son generalizadas. Los elementos de la degradación incluyen muchas cosas y la parte que pueda tener la Iglesia, en la manifestación de esto, es su propia espiritualidad.


Caliz Cree que el Catolicismo debiera de alguna manera adaptarse a este movimiento, y en qué específicamente?

Creo que no se debe adaptar. Lo que hay que hacer es volver a las fuentes.
Si hay algo luminoso en este mundo es cuando se retorna a las fuentes.
Es decir, la vuelta al espíritu de las cosas.


Caliz Como consecuencia de esta Nueva Era sienten que pierden fieles?

La expresión "perder fieles" no sirve como criterio, pues la Iglesia no "posee" a los fieles. Los antiguos enseñaban que la Iglesia es como una construcción en la cual los creyentes equivalían a "piedras vivas" para formar el templo de Dios. En este sentido, la Iglesia, como pueblo santo, como asamblea, es una manifestación de la profunda alianza de Dios con el hombre, en su sentido individual y comunitario.
La presencia de la Nueva Era no es un problema de cantidad. El inconveniente surge con la noción de "pertenencia" a tal o cual grupo, que intenta mediatizar una revelación que alcanza a todos los hombres. Es la verdad tan directa y simple de ser hijos de Dios y, si tenemos el corazón dispuesto, templos del Espíritu.
La Iglesia no es una realidad analizable sociológicamente. Es un ámbito sagrado, de espiritualidad, en el que toda encuesta fracasa, pues no alcanza a vislumbrar la Luz interior, lo que habita en el corazón de cada persona que busca a Dios y se deja amar por él.


Caliz Nos gustaría que observara por un instante y con objetividad su religión, cree que se debiera hacer algún cambio? Si es así en qué?

La actitud, en general, de la Iglesia, es siempre estar cambiando. Habrá tenido épocas de mayor rigidez, pero en este momento no la tiene. De cualquier manera, hay un movimiento conservador que se resiste a los cambios.
Creo que la Iglesia tiene que cambiar muchísimas cosas.
Por un lado, dejarse alimentar, mucho más, por la cultura de todos los tiempos del hombre; y esto es fundamental, ya que, le permite tener mayores aperturas.
Tiene que abandonar ciertas estructuras de poder que ha construido a lo largo de los siglos. Este poder se expresa hacia fuera, a las sociedades civiles, con privilegios exacerbados que no hacen a su libertad; y por el otro lado se expresa hacia dentro, con creación de burocracia.
El cambio esencial que tiene que hacer es, la conversión.
El proceso de conversión, no es un camino que se haga de un día para el otro. Esto no significa volverse rígido en el culto, sino que es un cambio de corazón que no tiene nada que ver con los ritos. Es un tema de cómo veo las cosas, quiere decir, acepto y vivo aceptando a la existencia del mundo invisible o no.
La conversión es aprender a ver más allá de lo que se ve y ser consecuente con eso. O sea, reconocer y respetar que, si una persona mejora su vida, no es necesariamente por ciertos cánones que se le imponen, sino de lo que ella manifiesta.


Caliz Se acercan los jóvenes a ustedes? Qué pasa con ellos?

En la infancia hay una fe mediada por los padres y con una capacidad muy simbólica en los niños. Esto hace que el acercamiento sea fácil.
La adolescencia es más convulsionada y la Iglesia funciona como protección ante el crecimiento del mismo. Entonces en vez de reunirse en cualquier lado, toman a la Iglesia como un lugar de reunión; no sé si con una actitud creyente adecuada, pero sí encuentran cierto refugio.
Cuando empieza la etapa laboral o el nivel terciario, comienzan los grandes alejamientos, que son masivos. En gran parte es responsabilidad nuestra por no tener mecanismos adecuados. Esto sumado a que hay un estado de civilización no creyente, que es la que no permite que hayan estímulos externos para que se planteen ciertos temas. Así como también, la ausencia de la literatura y fundamentalmente del arte, que son las señales universales de lo que les está ocurriendo.
Entonces esto hace que la gente joven tenga contactos esporádicos que se dan en casamientos y bautismos, que han ido disminuyendo.


Caliz Qué opinión tiene acerca de las profecías sobre el "fin del mundo"?

En la religión hay dos dimensiones, tiempo y espacio, sobre las cuales hay que tener un pensamiento muy delicado.
La del tiempo es relativa, ya que hablando de la trascendencia es finito.
En cambio la del espacio, que para mí es la más importante y a la que llamo la dimensión metafísica de la existencia; es el lugar desde donde habría que interpretar todas las profecías del fin del mundo.
Dios no está tan lejos del ser humano y el ser humano no está tan ajeno a él, aunque lo ignore. Por eso, pienso que no hay una decisión tomada y definitiva como si fuera un destino incambiable; ni tampoco todo pasa por la propia conciencia.
Pienso que hay una alianza importante entre Dios y el hombre.
El fin del mundo deja de ser un decreto de necesidad y urgencia divino para comenzar a ser otra cosa, y tiene que ver con el corazón.
Acaso, el fin del mundo tiene que ver con que se abra la Tierra? No. Porque el ser humano igual seguiría existiendo. No pasa por ahí, hay otra cosa que está referida al fin y que es interna.
Es ese mundo inmenso que es el corazón de cada ser. Ahí podemos hablar de un final, en donde están las tragedias o las grandes salvaciones.
Donde el fin del mundo es una inmensa trascendencia, o es una condenación espantosa, viendo la condena como propia y no como algo externo.


Caliz Si hoy tuviera delante a una persona que no cree en nada, qué le diría? Trataría de acercarlo a su religión?

No. Me interesaría saber quién es. El otro más allá de sus creencias, en la concepción de mi fe, es siempre, una manifestación de Dios.
Entonces, lo único que trataría de hacer es que no se la tapen y esto ocurriría si deja de ser auténtico. Si yo tratara de convencerlo, y él, por simpatía o cualquier motivo, acepta, deja de ser auténtico y por lo tanto, se oscurece la imagen de Dios que hay en él.
A lo mejor, esa no creencia manifestada, le da una gran transparencia, siendo para él el camino mas claro de su propio ser. A partir de aquí ni a él ni a mí nos hace falta nada más.


Caliz Podría darle a la gente una oración?

Yo tengo dos básicas: una es

"Señor, ten piedad"

Es muy antigua y se trabajó desde la respiración. Fue la oración letánica de la Iglesia. Creo que con esto alcanzaría toda una vida y no haría falta nada más. Fortalece mucho y es conmovedoramente simple y profunda; y creo que tiene que ver no solamente con la tradición cristiana sino de la humanidad.
Tiene una inmensa conexión con el hombre en lo corporal y la intuición.
La otra es el Padre Nuestro, en donde está todo y es la única oración que Jesús enseñó.
Si tuviera que hacer una síntesis, sería hacer silencio.


Caliz En vísperas del año 2000, qué mensaje le gustaría dar al mundo?

El fin del milenio no está basado en un ritmo biológico ni físico.
Se llama así, porque se cumplen 2000 años del nacimiento de Jesús. Es una marca de espiritualidad y está cargado, contradictoriamente, de una gran ausencia de la misma. Y una presencia exacerbada del mal que es en definitiva la ausencia de Dios.
Entonces, mi deseo es la aparición de la espiritualidad en toda la humanidad; en donde todo el mundo se une, sin perder nada de lo propio.
que es posible.

Padre Horacio Varela Roca
Cura párroco del Templo Parroquial Nuestra Señora de la Rábida

Nota hecha en la Argentina

volver a entrevistas

Volver a Mantra
www.mantra.com.ar