Entrevista a Rafael Fredda
Presidente de S.I.G.L.A. (Asociación para los Gays y Lesbianas en Argentina)

Quisiera saber en principio cuál es su función como presidente de S.I.G.L.A. (Asociación para los Gays y Lesbianas en Argentina).
S.I.G.L.A trabaja en diferentes ámbitos. En cuanto al tema de SIDA nosotros hacemos capacitación y prevención, esto es por supuesto dada la característica de nuestra entidad trabajamos particularmente en el sector de hombres que hacen sexo con hombres y que está particularmente afectado por la epidemia. Trabajamos en prevención para este sector pero también para toda la comunidad en general.

¿Tienen estadísticas? Por ejemplo, dentro de la población homosexual ¿qué cantidad de enfermos de SIDA hay?
¿Qué es lo que me quiere preguntar? Porque no podría responderle sin clarificar un poco la pregunta. ¿Si hay estadísticas en cuanto a porcentuales en cantidad, pero en comparación con qué?

Exclusivamente relacionado con la comunidad homosexual nada más.
Claro, bueno mire la cero prevalencia en la ciudad de Buenos Aires aparentemente está entre el 13% y 15% de las personas testeadas. Esto significa que los estudios que se han realizado de cero prevalencia de HIV en la comunidad gay indica que entre 13 y 15 personas de cada 100 que se han acercado a hacerse el estudio pueden estar infectados.
Es probablemente como población aquella que tiene una incidencia de HIV mayor y tanto seguramente de usuarios de drogas inyectables, esto no quiere decir que uno no pueda saber cuántos homosexuales hay u hombres que hacen sexo con hombres porque no olvidarse que hay muchos bisexuales en la enorme cantidad de personas sin definición de identidad que simplemente no se consideran homosexuales pero alguna vez hacen sexo con hombres y por supuesto esto no es un número que uno pueda conocer en general.
Naciones Unidas estima que del 4 al 6 % de la población de varones sexualmente activos son hombres que hacen sexo con hombres no necesariamente homosexuales en el sentido estricto del término pero sí que tienen las prácticas del sexo entre varones.

¿Tienen en su institución algún tipo de contención psicológica? Porque entiendo que en un homosexual además del problema de contraer el virus del SIDA está también el orden social, llámese atención hospitalaria, explicaciones a la familia, etc.
Nosotros no tenemos capacidad instalada para ocuparnos de temáticas de ese tamaño, por la razón de que para eso se requieren equipos íntegros de psicólogos y de sociólogos. Nosotros hacemos prevención y grupos de reflexión en donde inevitablemente la aparición del HIV es uno de los grandes temas. Los grupos de reflexión para jóvenes una de las 6 entrevistas o reuniones que se hacen están dedicadas básicamente al tema del HIV, de la prevención.

En su experiencia, ¿usted cree que una persona que es gay le resulta más fácil aceptar esta enfermedad que un heterosexual?
No, yo creo que nadie convive con esta enfermedad naturalmente. Uno convive con el HIV no esta conviviendo con una persona, vivir con el HIV es un desafío para cualquier persona.

En materia de prevención ¿usted cree que en nuestro país están dadas todas las condiciones en cuanto difusión e información, siente que esto está bien contemplado?
Y eso tiene que ver de vuelta con la forma de formular la pregunta porque la respuesta podría ser sí y no. Porque en principio no, no está bien contemplado porque no hay en este momento prevención dirigida a los grupos vulnerables por sí mismos, hay diferentes niveles de prevención y usted puede dirigirla a la comunidad general que es una forma de hacerlo y tiene determinados resultados y después puede dirigir otras campañas a las poblaciones vulnerables buscando resultados mejores que no se pueden obtener con una campaña de alerta general. La campaña de alerta general en nuestro país es relativamente deficiente pero existen coincidencias con enormes baches con lo que usted quiera pero las campañas para las poblaciones focalizadas como la población gay son, creo yo, inexistentes. Al ser inexistentes en sí mismas tenemos por lo tanto problemas grandes para poder efectuar prevención. Ahora nosotros deberíamos tener como grupo vulnerable, un programa de radio en el cual pudiéramos hablarle a la gente que tiene practicas sexuales entre varones pero que no tiene identidad gay y a la que no es fácil llegar de otra manera y eso no existe. Bueno podría existir, esperemos poder hacerlo, lo hemos hecho desde una radio FM el año pasado, esperamos poder volver a hacerlo pero el país no provee por el momento de estas cosas.

Queda en claro que no es tanto entonces en materia de difusión lo que se está haciendo para ir evitando o ir reduciendo los casos de enfermedad.
Información hay suficiente pero la información no significa educar para prevención.
Información significa información, entonces la mayoría de la población sabe que tiene que hacer para prevenirse y la mayoría no lo hace, entonces lo que se requiere en las campañas focalizadas no es un grupo selecto ni uno minoritario, es un grupo cuyas características se conozcan de modo tal de poder llegar con una información que redunde en educación. Esto es lo que estoy diciendo que falta decididamente, porque si usted hace una encuesta la gente le dirá que para prevenirse del SIDA hay que usar preservativo. La gente lo sabe después no lo usa y le van a decir que "no lo uso porque no me queda", "porque no hay tamaño para mí", "porque no tengo plata para comprar", "porque me molesta"; entonces cada una de estas cosas encierra un mito que hay que contraeducar en el sentido, hay que demoler primero para educar posteriormente, porque estas son decisiones personales en las que uno no puede estar librado al me parece o me gusta. Información hay, pero la gente no pasa de ahí a la acción preventiva.
Claro que sería la concientización de lo que se está recibiendo como información y además aquello que hace que se integre a la propia personalidad como parte de hábitos habituales y para que esto se pueda hacer es necesario focalizar la campaña en grupos determinados.
No es la misma la propaganda dirigida a la señora ama de casa que para los gays que van al centro de la ciudad a bailar, o para los chicos de la bailanta, o para los que recién entran en la secundaria, son distintas publicidades, son distintos mensajes que acceden a esas subpoblaciones de manera distinta.

Qué importante es esto que acaba de mencionar, ya que es cierto que no todo el público puede recibir de un mismo modo una campaña.
Y especialmente si uno tiene en cuenta que en este tipo de campañas la información no es sinónimo de educación porque lo que uno quiere es cambiar hábitos y especialmente los sexuales que son de una intimidad tan intensa que para que la gente se decida a abandonar aquello que le ha parecido gustar de una manera u otra tiene que tener una muy fuerte motivación y eso no lo da la información, que le dice que use preservativo siempre. La gente suele perder la cabeza y las prevenciones cuando se trata de cosas tan profundas como el amor o el sexo.

¿Cree que es más complejo concientizar a un grupo como el de los gays al del ama de casa u otro?
Creo que son dificultades distintas que no se pueden abordar de igual manera. Al ama de casa hay que convencerla de que el hecho de que le sea fiel a su marido y que sea el único hombre en su vida no la hace inmune al HIV; al gay hay que convencerlo de que existen otras formas de vida que incorporan y superan la vida nocturna y lo que se ve por televisión que es la vida gay, si usted ve lo que la televisión dice que es la vida gay el SIDA no existe.
Si usted ve lo que es la cero prevalencia y el hecho de que somos de la subpoblación la mas afectada del SIDA es enormemente una presencia tremendamente golpeada si ve la mayoría de las mujeres amas de casa no tiene HIV, no tienen conciencia del peligro pero bueno igualmente es un lugar donde la enfermedad está acelerando velozmente, sino la mayoría sigue siendo mayoritariamente una enfermedad de varones pero es un lugar social donde la enfermedad acelera así que cada una tiene sus dificultades particulares. En el caso de la población homosexual gay hombres que hacen sexo con hombres tiene muchos subgrupos: grupos de travestis, algunos grupos transexuales, muchos homosexuales afeminados, tiene una enorme cantidad de bisexuales y de hombres que hacen sexo con hombres sin identidad sexual. A cada uno hay que buscarle la manera de hacerle llegar el mensaje. Primero hay que encontrarlos luego hay que hacerles llegar el mensaje y luego hay que hacer que los eduque. Es una ardua tarea.

Usted hace referencia a los hombres que tienen sexo con hombres. ¿Y qué pasa con las mujeres que lo hacen con mujeres?
No hay transmisión lésbica como riesgo de salud publica. La transmisión de HIV de una mujer a otra mujer es perfectamente posible pero es un hecho excepcional digamos que hay factores biológicos que hacen que sea más difícil transmitir el virus de una mujer a una mujer en cambio el virus de varón a un varón se transmite por razones biológicas también con muchísima mayor facilidad, entonces ésta epidemia es inmensa. En cambio la de mujer a mujer es prácticamente inexistente, sí hay poquísimos casos mundiales, en cambio hay millones de casos entre varones. Así que desde el punto de vista de los recursos y de la realidad uno siempre advierte que de mujer a mujer hay posibilidades de transmisión pero no es una posibilidad inmediata es una posibilidad real pero muy lejana, en cambio entre varones es una posibilidad muy grande como entre varón y mujer y mujer a varón.

Bien, Rafael Fredda, muchas gracias por su aporte.
Mientras tanto seguimos acá en Pasaje del Progreso 949. Cualquiera puede llamarnos al 4922-3351 y consultarnos así como usted lo ha hecho.

Nota realizada en la República Argentina en el Programa Radial "El Portal"
en el mes de Abril del 2003

Home entrevistas


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar