FOBIAS Y REGRESIÓN PSÍQUICA

La fuerza sanadora de la emoción


Las fobias son miedos irresistibles, tremendos, desproporcionados donde sólo cabe hacer una cosa huir: escapar para no ponerse en contacto con aquellos que las producen. La persona reconoce su trastorno, capta que tiene un miedo excesivo e irrazonable, que puede con ella y la rebasa. La vivencia es de desamparo y terror. Hay una estrecha relación entre miedo, ansiedad y fobias, de la crisis de ansiedad se pasa a la fobia mediante un mecanismo de racionalización.
Se encuentran razones generalmente falsas que justifican decisiones tales como: no tomar ascensores, no viajar en avión, no estar en determinados lugares “peligrosos”. Estos lugares pueden ser parques, el propio barrio que hasta la crisis, eran contenedores y familiares.
Existen fobias traumáticas que se producen tras experiencias difíciles o dolorosas. Con frecuencia una persona puede padecer varias fobias a la vez, entre las que existe una relación muy estrecha.
Se desplaza el temor difuso de la ansiedad y se sustituye por un temor concreto y en objetos del mundo real bien delimitadas. Entre las fobias traumáticas se encuentran las fobias a viajar en distintos medios de transportes, fobia a dar exámenes, en general, orales. Las fobias hipocondríacas son miedos irracionales de contraer determinadas enfermedades.
Las más habituales en muchas personas son: a la muerte, a la soledad, a hablar en público, a la sexualidad, a determinados animales, a la noche. Existen también a determinados objetos, como por ejemplo a la sangre, cuchillos, etc. Fobias a espacios abiertos o cerrados; amenazas internas y externas.
Es imposible delimitarlas ya que cualquier objeto, situación o persona pueden convertirse en fobígenos, dadas determinadas circunstancias. Mediante la terapia de regresión psíquica la persona regresa a la o las circunstancias traumáticas del pasado reviviéndolas durante la sesión, física y emocionalmente.
El objetivo es confrontar y liberar estas emociones negativas, permitiendo su expresión hasta que el impacto emocional haya perdido intensidad, incluso haya desaparecido. Así logra desidentificarse de la situación recuperando su neutralidad.
Es el mecanismo inverso, la persona contacta con aquello que evitaba logrando así un nuevo orden que le brinda paz.
En estado de relajación profunda es testigo de sí mismo, acepta la emoción sin por ello perder el control. Al emerger a la conciencia comprende el origen de una fobia concreta posibilitando su liberación.
En este proceso son de inestimable colaboración los remedios florales de distintos sistemas que utilizo.


© 2010-2012 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducciòn total o parcial de las notas sin previa autorización expresa de la autora.



Volver atrás

Psicoterapias Grupales


correo Dokser

ana.dokser@gmail.com

4776-5946 (nuevo consultorio en Belgrano)

www.mantra.com.ar/anadokser

Volver a Mantra
www.mantra.com.ar