EL TRABAJO CON LA SOMBRA PERSONAL

En el proceso de crecimiento vamos seleccionando aspectos de nuestra personalidad que son queridos y aceptados por nuestros padres y educadores, y a la vez vamos ocultando y reprimiendo en el inconsciente aquellos rasgos negativos y emociones inaceptables que nos provocan molestia y vergüenza y no convienen a nuestra imagen.
Por temor al rechazo vamos creando una máscara social que nos distancia del núcleo original de nuestra personalidad. Relegamos al ámbito de la sombra el odio, la ira, celos y envidias, la lujuria, conductas adictivas y agresivas entre otras.
En esta búsqueda de perfección y aceptación rechazamos no sólo nuestros instintos agresivos sino también talentos y dones no despertados por falta de aprobación familiar.
En la sombra ocultamos junto con la emoción indeseable un quantum poderoso de energía vital primitiva que ya no queda a nuestra disposición. Guardamos la secreta fantasía de que aquello que no vemos ni mostramos “no existe”. Sin embargo la sombra irrumpe en nuestros sueños, en actos fallidos o lapsus verbales, en aquellas reacciones desmedidas e irracionales donde no nos reconocemos y nos sentimos luego confusos y avergonzados. Aparece en nuestros prejuicios, en el sarcasmo, la crítica y el humor. La Sombra se muestra cuando algunos rasgos de carácter que vemos en otras personas nos irritan y nos afectan profundamente.
Proyectamos en nuestras relaciones aquellos aspectos que nos son difíciles de integrar a la conciencia.
La sombra golpea a nuestras puertas y nos habla en los dolores de cabeza, en los dolores óseos y en las articulaciones, en la alta presión y en el insomnio.
En los estados depresivos, como intento creativo de establecer una comunicación más profunda en la totalidad que somos.
La sombra se cuela en nuestras conductas reiteradas de autosabotaje y adictivas.
Percibimos la sombra como un extraño que nos invade. Traer a la conciencia los personajes escondidos en la sombra, detectar su voz, su modo de funcionamiento y su origen reduce el poder hipnótico que tienen en nosotros.
Siempre tiene un mensaje importante para darnos. En general las voces son críticas y suelen aparecer como pensamientos mecánicos y repetitivos o sentimientos incontrolables.
Reapropiarnos de nuestra sombra es un trabajo lento y audaz que nos permite recuperar la energía congelada y reencauzarla. Conocerla e integrarla no significa obedecer a sus dictados.
Nos permite intentar nuevas respuestas a viejos problemas. Es un trabajo que nos convoca a renunciar a los ideales de perfección para lograr la integración.
Nos invita a expandir nuestras posibilidades en todas las áreas de la vida al extraer la riqueza potencial de nuestra sombra en nuestro provecho. Ampliando la conciencia acortamos la distancia entre quienes somos, quiénes creemos que somos y cómo nos mostramos al mundo.
Al aceptarnos y dejar de culpar a los demás nos abrimos a la tolerancia y a la compasión.
Al abandonar los pensamientos y actitudes extremas nos abrimos al misterio de la vida y a sus regalos.


© 2010-2015 Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducciòn total o parcial de las notas sin previa autorización expresa de la autora.



Volver atrás

Psicoterapias Individuales


correo Dokser

ana.dokser@gmail.com

5778-0285 (nuevo consultorio)
15-5929-7701

www.mantra.com.ar/anadokser

Volver a Mantra
www.mantra.com.ar