Suscribite Entrevistas


accidente

LOS ACCIDENTES Y LA RESISTENCIA AL CAMBIO



Una de las dificultades del ser humano en la vida es reconocer a tiempo la necesidad de cambio y honrarla. Esta dificultad se basa en la premisa que los cambios vienen del afuera o que estamos sujetos a hechos totalmente fortuitos y externos a nosotros como es el caso de los accidentes en la vía pública o en el hogar.
En realidad nosotros no buscamos los accidentes como propósito consciente. ¿Podemos acaso entrar en contacto con algo que no tenemos nada que ver?

La resonancia es intercambio de información entre dos agentes.
Lo que sucede es que esta comunicación no es verbal sino emocional. Lo que manifestamos en el afuera está dentro nuestro. Son nuestros procesos internos inconscientes que se traducen en el afuera.
Merece la pena tratar de recordar lo que uno pensaba o imaginaba segundos antes del accidente. También cuál era el marco personal en el que este accidente acontece. Proyectar la culpa al exterior nos priva de leer el mensaje que el accidente tiene para nosotros. Generalmente establece una pauta a investigar. También cuestiona una manera de andar por la vida. Supone que hay algo que es necesario rectificar. ¿Acaso voy tan acelerado que pierdo el contacto con el centro de mi ser?

Si tengo necesidad de cambiar y no me animo, ¿busco esta liberación o salto en un accidente? Los choques siempre suponen contrariedades. Perder el control, frenar a tiempo, venirse barranca abajo, los gritos del alma se hacen audibles en un accidente. Conocemos a través del trabajo terapéutico la zona conflictiva reprimida que está tratando de emerger. Es la expresión de una zona de nuestra sombra. Quizás hay en relación a la propia agresividad o violencia un mal vínculo.

Cuando atiendo al lenguaje del relato esta zona asoma con claridad. El accidente como los síntomas tienen un propósito y sentido y activan siempre el polo rechazado de nuestra personalidad. El hiperactivo es obligado a descansar o es inmovilizado. El comunicativo es silenciado. Tomar la responsabilidad del accidente e investigar nuestra intervención es darnos la oportunidad de comprender y acceder a zonas desconocidas.
También podemos preguntarnos qué me impone o qué me impide esta situación, quién está a cargo del timón de mi vida, o de qué forma el daño sufrido me indica y advierte de pautas mentales negativas acerca de mi propia valoración personal o en la relación con los otros y la autoridad.











contáctenos

tel: (+5411) 4783-9343
tel ip: (011) 6009-9190
sms: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


lun. a vie.
8 a 20 hs.


volver a mantra
www.mantra.com.ar