Suscribite Entrevistas


amor

EL AMOR EN EL ENCUENTRO



El gran tema del amor humano abarca varias etapas, el encuentro, que si supera los riesgos del enamoramiento puede transformarse en amor y proyectar un futuro en común. Una vez consolidada la relación en una pareja estable se enfrentan con el desafío de evolucionar juntos sin caer en la rutina y superar las crisis sin terminar en la separación.
El encuentro es ese mágico instante en que se intuye que estamos frente a otro significativo en nuestra vida, más allá de que esa relación pueda o no consolidarse, si es un encuentro esencial queda grabado en nuestro corazón.
Si buscamos en nuestra memoria podemos rescatar ese instante, que puede o no coincidir con el comienzo del vínculo. No es raro que en ese momento se pueda captar el sentido global de esa relación, y a veces, intuir las posibilidades futuras.
Según un antiguo mito griego en tiempos remotos los seres humanos eran seres dobles, hombre-mujer, tan hermosos y poderosos que se atrevieron a desafiar a Zeus. El rey del Olimpo los dividió en dos con su rayo y desde entonces los seres humanos divididos en hombre y mujer buscan a la parte que le falta para recuperar la completud. A veces creen encontrar su “otra mitad”, pero se engañan y decepcionan porque el ajuste es imperfecto. Si logran el encuentro con su “otra parte” corren un riesgo aún mayor, entrar en el estado de fascinación, y como la fusión total es ya imposible, pierden libertad y autonomía.
El encuentro está casi siempre signado por el enamoramiento, que se caracteriza por idealizar el amado, al que proyectamos la imagen que cumple con nuestras necesidades y deseos. El enamoramiento es una etapa transitoria, de prueba y desafío que termina en decepción si no se puede aceptar al otro como ser real, no ideal, y amarlo como tal.
Sin embargo el enamorarse implica amar en el otro algo que uno busca y necesita en uno mismo. Por eso es común enamorarse de alguien muy diferente, casi opuesto, o bien muy semejante a uno mismo.
La experiencia del encuentro es muy diferente si se produce desde los aspectos más superficiales de la personalidad o desde lo más esencial o central de nuestro ser. Un encuentro no esencial es fácil de distinguir porque la persona nos conviene, nos interesa, nos atrae, pero no la sentimos como esencial y única en nuestra vida, y hasta podría ser remplazada por otra con características similares.
En un encuentro esencial sabemos que el otro es único, irremplazable, especial, no puede ser sustituido, es un encuentro desde el alma, que nos abre el corazón y nos transforma más allá de las limitaciones o lo inconvenientes para concreción del vínculo.
El encuentro esencial abre una posibilidad de cambio interior, de revolución interna, y puede llegar a la experiencia de la pasión cuando la intensidad de la fusión y los obstáculos, externos e internos, mantienen un máximo de tensión que involucra la totalidad del ser. La pasión, capítulo aparte, supone poner al otro en el lugar del todo, de alguna manera se conecta con la experiencia mística, ofrece una posibilidad de transmutación pero es muy difícil incluirla en lo cotidiano y que termine en una relación estable.
Es posible amar con profundidad y compromiso y sin embargo que se produzca un encuentro amoroso con otra persona. Si uno ama a uno y se enamora de otro esto implica, desde ya, cierta insatisfacción en el vínculo estable, pero no necesariamente falta de amor. Las parejas estables que pueden superar esta crisis y hacer un replanteo y una reelección salen fortalecidas de esta prueba. Pero es necesario comprender que se está buscando fuera, y contar con una base sólida de comprensión y honestidad.
En síntesis, todo encuentro de amor verdadero, esencial, nos enfrenta a la posibilidad de conocer más profundamente aspectos ignorados o anhelados de nuestro ser total. El instante del encuentro es valioso en sí mismo, más allá de que perdure y se concrete en una relación estable. Los cuentos de hadas, y muchas telenovelas, terminan en el encuentro: “y vivieron felices comiendo perdices”. Pero después del encuentro, después de sentir que “lo conocía desde siempre”, viene el desafío de conocerse día a día y ver si hay espacio para el futuro en común.



Buscando Pareja
Culpas compartidas; peleas y sometimiento
Decidámonos a cambiar
El Amor en el encuentro
El dolor de la separación
El peligro de idealizar exageradamente
La difícil decisión de tener que decir adiós
La razón y los afectos
¿Me aman o me esclavizan?
Mujeres adictas
Penas de amor
¿Por qué no soy feliz con mi pareja
¿Quién tiene la culpa de lo que nos pasa?
Relaciones adictivas
Relacionarnos mejor
Relaciones de pareja imposibles









contáctenos

tel: (+5411) 4783-9343
tel ip: (011) 6009-9190
sms: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


lun. a vie.
8 a 20,30 hs.


volver a mantra
www.mantra.com.ar