Suscribite Entrevistas


parejas

BUSCANDO PAREJA



Federico, 40 años, separado, sin hijos. Federico es médico. Conoce en una reunión de amigos a Susana, 36 años, soltera, es arquitecta. Al finalizar la reunión Federico acompaña a Susana a su casa. Se citan nuevamente.
Al día siguiente van a cenar, conversan y luego de algunas horas, finalizado el encuentro Federico acompaña a Susana hasta su casa. A ella le resulta agradable pero no le interesa repetir el encuentro, no obstante al despedirse le dice: Te llamo.
No fueron pocas las veces que Susana corrió en vano hacia el teléfono.

Esta breve historia puede reflejar el camino repetido de hombres y mujeres que no logran concretar una pareja. Enquistarse en la soledad y la frustración, quejarse constante y continuamente de las desdichas y tragedias que nos acosan y no hacer absolutamente nada para modificar aquellas situaciones que nos angustian es un camino seguro hacia la depresión, y este camino se recorre "a solas".
Algunos adultos sin pareja centran su vida en un único objetivo, si bien a veces pretenden disimularlo: encontrar pareja estable. El objetivo es bueno, saludable, pero si se convierte en el único centro de interés, el único objetivo central, principal e importante, será muy pesado de sobrellevar.
Cambiar el enfoque de los problemas (o sea modificar nuestra manera de pensar) permitiría dejar de lado la forma en que inicialmente se observa una situación y adoptar un nuevo punto de vista. Buscar en nosotros mismos nuevos enfoques para viejos problemas con la suficiente sinceridad como para que esos enfoques sean genuinos y no meros maquillajes nos permitirá sentirnos mejor, lo que sin dudas implicará relacionarnos mejor con los demás.
Imaginemos por un instante, a una persona ya sea en su trabajo, en el club, en el autobus, en el supermercado, etc., en todo momento y lugar estando pendiente de encontrar "al hombre o la mujer de su vida".
Los niveles de frustración suben muchísimo cuando se permanece todo el tiempo pendiente de quién entra, sale, aparece o llama por teléfono. Si en cambio se concreta un sinceramiento con uno mismo aceptando la propia situación vital, sin conformismo ni desvalorización, sino con una buena cuota de predisposición para aprender a convivir con la propia intimidad, se enriquecerá esta etapa a tal punto de saber qué le falta y saber también con qué cuenta. Pudiendo disfrutar libremente de su ocio, abandonando esa necesidad casi compulsiva de buscar permanentemente compañía.
Lo valioso es poner atención primero en cultivar la vida de uno mismo, para luego encontrarse en la vida con un "otro", que sea para compartir, no para llenar un vacío.



Buscando Pareja
Culpas compartidas; peleas y sometimiento
Decidámonos a cambiar
El Amor en el encuentro
El dolor de la separación
El peligro de idealizar exageradamente
La difícil decisión de tener que decir adiós
La razón y los afectos
¿Me aman o me esclavizan?
Mujeres adictas
Penas de amor
¿Por qué no soy feliz con mi pareja
¿Quién tiene la culpa de lo que nos pasa?
Relaciones adictivas
Relacionarnos mejor
Relaciones de pareja imposibles









contáctenos

tel: (+5411) 4783-9343
tel ip: (011) 6009-9190
sms: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


lun. a vie.
8 a 20 hs.


volver a mantra
www.mantra.com.ar