Suscribite Entrevistas


autoestima

CÓMO ELEVAR LA AUTOESTIMA Y AFIANZAR EL YO



Dice Ignacio: "Salí a buscar empleo. Me corté el pelo, cambié el peinado, pedí prestada una corbata de calidad, compré una camisa y mandé el traje a la tintorería; me lustré los zapatos y hasta me perfumé. Me preparé, como se ve, para estar en forma. Pero cuando estuve enfrente de mi posible empleador y a pesar de que se trataba de un trabajo que yo podía realizar, en lo más profundo de mi conciencia sentí que eso no era para mí, que podría no estar capacitado para abordarlo, que no me tomarían. Y efectivamente: no me tomaron."

A Ignacio le cuesta valorizarse a sí mismo, elevar su autoestima. Como tantas personas que sufren esa misma situación, trata de remediarlo. Entonces echa mano a recursos que supone le harán sentirse seguro, fortaleciéndolo. Desgraciadamente equivoca el camino.
Un maquillaje, por más sofisticado y oneroso que sea, no va a solucionar nuestros conflictos. La falta de autoestima de una persona tiene generalmente raíces muy profundas que le vienen de años, desde la niñez. Ignacio mismo lo advierte cuando dice que lo que sintió le surgía desde lo más profundo de su conciencia. ¿Podemos sin embargo resolver el problema por propia voluntad, haciendo por supuesto un gran esfuerzo y sin necesidad de terapia? A veces sí.

Caminos que no llevan a ningún lado
Creer en uno mismo, en las propias posibilidades; amarse. Eso es autoestima.
No depende de lo que piensen los demás sobre uno sino de cómo se ve uno a sí mismo. Las personas que sufren de falta de autoestima (porque la falta de autoestima es un verdadero padecimiento, una enfermedad) buscan la aprobación en los demás, en el mundo exterior. Todos deseamos ser aprobados, amados y hasta admirados por quienes nos rodean. Empecemos por amarnos internamente y por respetarnos. Seamos fuertes.
Si siempre tratamos de impresionar fingiendo lo que no somos, si buscamos desesperadamente que nos aplaudan o consientan, si necesitamos que nos aprueben a cada rato porque de lo contrario nos deprimimos y nos dejamos caer, es porque carecemos de suficiente autoestima. Nos cubrimos de apariencia -como hizo Ignacio-, aunque no sustituimos con ella nuestra debilidad y nuestra escasa fe. Es como si debajo de los oropeles sepamos secretamente que nuestra ropa interior está vieja, sucia y ajada. Eso lo perciben los demás; y no necesitan hacernos una radiografía para descubrirlo. La sensación de falta de autoestima se transmite. Porque si no te quieres, nadie te amará; si crees que no vales nada, no valdrás nada.
La falta de autoestima es un concepto nuevo en psicología, y su uso se ha vuelto común, cotidiano; está en boca de todo el mundo. Pero eso no alcanza para que cuando alguien la padezca se salve de sufrir situaciones realmente muy penosas y hasta dramáticas.
La falta de autoestima produce vacío, soledad interior, sensación de nada. Para compensar esta carencia algunas personas tratan de vincularse con gente a la que considera importante. Otros hacen alarde de su poder económico, o de sus conocimientos, o de los viajes que realizó, o de las propiedades que adquirió. Nada de eso puede compensar algo más profundo y arraigado; ¿cuántos ejemplos conocemos de personas que aparentemente lo tenían todo y terminaron dolorosamente?
Carecieron de lo principal: la autoestima.



Caricias
Cómo elevar la autoestima
Cómo lograr autoestima y mantenerla positiva
Complejos
Cuando abuso de mí
La Autoaceptación
La Autoestima en los niños
La edad no tiene nada que ver
Pensar en positivo









contáctenos

tel: (+5411) 4783-9343
tel ip: (011) 6009-9190
sms: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


lun. a vie.
8 a 20 hs.


volver a mantra
www.mantra.com.ar