Suscribite Entrevistas


insight

DESDE EL MUNDO DE LAS PASIONES
AL REINO DE LAS VIRTUDES
Insights curativos



Como preludio para el emprendimiento de la apasionante tarea de llegar a ser lo que en Verdad Somos -lo que implica comprender a través de la propia experiencia que el concepto de ser es creado por la mente-, vamos a ocuparnos aunque sólo sea en teoría, de los verdaderos insights y los efectos curativos que éstos pueden proporcionarnos.
Entrenarnos para vivir conscientemente momento a momento, es el camino que nos lleva a descubrir que el yo que creamos carece de existencia substancial. En las bellas palabras de Claudio Naranjo: "...que dondequiera que el ser parezca estar, no está, y que el "Ser" sólo puede hallarse de la forma más improbable: mediante la aceptación del no ser y de un viaje a través del vacío".

Una de las propuestas iniciales para el emprendimiento de nuestro Viaje Interior, es reconocer y aprender a enfrentarnos con nuestro yo inferior, animándonos a sentir en toda su intensidad el sufrimiento que nos infringe a través de juzgamientos y críticas, mas reconociendo al mismo tiempo la utilidad de toda profunda introvisión. Podemos comprobar en qué medida nuestras propias autocríticas y juicios determinan la perpetuación del sentimiento interno de deficiencia con la característica especial de cada eneatipo. Todas las perturbaciones que se presentan en nuestro diario vivir, tienen su raíz en lo profundo, y sólo contactando esas profundidades puede alterarse substancialmente el suceder en la superficie.

    "Así como en el lenguaje cristiano se dice que el reconocimiento del pecado puede ser la puerta de entrada a la contrición, la purificación y la eventual salvación, podemos decir, en términos más contemporáneos, que cualquiera que reconozca plenamente la esclavitud psicológica a que someten las pasiones, sentirá un deseo de liberación alentado por la intuición de una libertad espiritual. En otras palabras, rezará o aspirará íntimamente a liberarse del reino de las pasiones para respirar un aire más elevado."
    Claudio Naranjo, Ennea-Type Structures, Ed. Gateways, Nevada City, USA.

Si nos animamos a evocar un dolor muy profundo y dejar que ese dolor nos inunde, si permitimos que la pena nos embargue totalmente, sin distraernos, sin evitarlo; podemos captar la terrible sensación de vacío en nuestro vientre. Si soportamos el miedo profundo que esta sensación conlleva, e intentamos comprender a qué es el miedo o cuánta es su intensidad, pueden llegarnos memorias de ese miedo insufrible, el miedo a no sobrevivir por causa de: "no ser querido, atendido, no recibir, etc., todo lo que necesitábamos".
Si logras sentirte como si tuvieras meses o un año de vida, puedes comprobar que, a esa edad no podías realmente soportar ese vacío, esa carencia, esa falta. Mas ahora como adulto sí puedes permitirte sentir y tolerar ese doloroso vacío interior y verás cómo al hacerlo, aunque esa vaciedad se sienta terrible, finalmente tu vientre se relajará. Reconocerás entonces que ese vacío siempre estuvo allí, aunque apartado de la conciencia. Al enfrentarlo ahora conscientemente, si te sumerges en él superando el terror a desaparecer, si totalmente confiado te entregas a ese vacío, puede que de pronto adviertas que en lugar de desaparecer, realmente existes, que en lugar de "caer" al vacío, "flotarás" sin que nada ni nadie te sostenga.

pasion

El sentimiento de vacío, de pérdida del Ser, común a todos los eneatipos, siempre está rodeado, impregnado de miedo. Mas para poder llegar a experimentar que lo que desaparece o se desintegra es la personalidad que construimos y que se sustenta precisamente en ese miedo, es necesario no solamente sentir el deseo de trascender el ego, sino vencer el miedo que nos lleva a la falsa creencia de que este yo, ego o personalidad es quien somos y todo y lo único que somos.

    "Contemplar las emociones y sentimientos con la actitud de 'estos sentimientos suceden en mí pero no son yo, yo puedo vivir sin ellos'." Nos dice más adelante: "La experiencia de que el yo no es nada en el fondo ha sido expresada de la forma más explícita por el budismo, que mantiene que esta comprensión es el núcleo de la iluminación. El nirvana no sólo es la extinción del deseo sino también del yo." C. Naranjo, La única Búsqueda, Ed. Sirio,S.A.
Si sientes cólera, angustia, etc., siéntela pero manteniendo perfecta conciencia de lo que está sucediendo: observa tu "cólera". Cuando puedas permanecer consciente del enojo, celos, envidia, inseguridad, etc. y logres que ello no se sobreponga a tu conciencia, verás que pierde fuerza, que simplemente desaparece.
La comprensión de este fenómeno tan profundo requiere de nuestra Voluntad y confiada perseverancia. Pues con la misma intensidad que rechazamos el vacío, sentiremos el dolor que el mismo nos produce. Mas si lo aceptamos y confiadamente nos entregamos a él, puede que el sentimiento tan dolorosamente carencial devenga en plenitud, cual es la cualidad de nuestra mismísima Esencia.
Es a través de constante adiestramiento que lograremos desarrollar la capacidad de verdadera auto-comprensión, aprendiendo a convertirnos en un testigo de nuestros actos, sentimientos y pensamientos, que no censura ni aprueba. Esta imparcialidad testimonial es la vía para "llegar a ser lo que uno ya es".

    " Aunque la modificación de la conducta será el foco de otra etapa de trabajo interior, esta siguiente etapa de búsqueda activa del desarrollo de la virtud interpersonal apenas podría ser abordado sin el trasfondo de una conciencia profunda de uno mismo. Tantos siglos de bienintencionalidad institucionalizada en todas las grandes civilizaciones demuestran claramente que, sin la comprensión de uno mismo, la virtud autointencionada sólo puede llevarse a cabo a expensas de la represión y del empobrecimiento de la conciencia." C. Naranjo, Carácter y Neurosis, Una Visión Integradora. Ed. La Llave, Vitoria, España.
Repetir experiencias atravesando el vacío para contactar nuestra naturaleza esencial nos ha de conducir a desidentificarnos de la personalidad que construimos, lo que implicaría dejar de reaccionar al mundo desde el Centro Emocional Inferior de las Pasiones, para manifestarnos libre y espontáneamente desde el Centro Emocional Superior de las Virtudes.

Las Virtudes a las que se accede mediante la evolución y expansión de la conciencia, son las cualidades o capacidades elevadas de la esencia. Son respuestas espontáneas que no están controladas por los gustos o aversiones de la personalidad. Podemos considerar a cada Virtud como la liberación de una tendencia neurótica.

Cada eneatipo incluye personalidad y esencia. Pues ya sea que actuemos desde la personalidad o desde la Esencia, esto es dormidos o despiertos, nuestro eneatipo permanece el mismo. Aun si estuviéramos iluminados, totalmente libres de perturbaciones egoicas, continuaríamos sensibles y nos manifestaríamos más desde la virtud de nuestro propio eneatipo que desde la virtud de cualquier otro. Pues la Virtud correspondiente a nuestro eneatipo es precisamente la cualidad que necesitamos para experimentarnos como verdaderamente somos. Experimentarnos como partícula en la inmensidad infinita que constituye la Unidad del Todo, nos permite vislumbrar lo ilusorio de la individualidad.

Me parece oportuno transcribir aquí, del libro de Idries Shah "El Camino del Sufí", Ed. Paidós, Barcelona, España. (pág.312), las profundas y tan bellamente expresadas declaraciones de Huji Bahaudin, Derviche de Bokhara:

"Cuando decimos: 'Tú eres una gota de agua de un Mar inconmensurable', nos referimos tanto a tu individualidad presente como gota, a todas tus individualidades pasadas como gotas y olas sucesivas, y también al vínculo mayor que une todas estas fases con todas las demás gotas, así como con el Todo mayor. Al considerar este Todo, si lo hacemos desde el punto de vista de la grandiosidad de un Mar podemos vislumbrar algo de la grandeza de la gota en su posible función como una parte consciente de ese Mar. Para poder conocer la relación entre la gota y el Mar, tenemos que dejar de pensar en lo que creemos que son los intereses de la gota.
Y también olvidar lo que creemos que somos, recordando lo que hemos sido en el pasado, y lo que somos ahora, lo que realmente somos; pues la relación con el Mar sólo está suspendida y no interrumpida. Esta suspensión origina nuestras extrañas e inexactas suposiciones acerca de nosotros mismos, y también la que nos impide ver la realidad verdadera. Los ejercicios de recordar experiencias recientes están diseñados para proporcionarnos la capacidad de recuerdos más antiguos, de aquello que está suspendido o en estado latente y aquello que anhelamos, aunque no lo sabemos."









contáctenos

tel: (+5411) 4783-9343
tel ip: (011) 6009-9190
sms: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


lun. a vie.
8 a 20 hs.


volver a mantra
www.mantra.com.ar