Suscribite Entrevistas


positivo

TRATEMOS DE MENTALIZARNOS EN POSITIVO



Estudiarse a sí mismo no es tan sencillo como se pueda suponer. Negamos nuestros defectos y enmascaramos, sin darnos cuenta, nuestras debilidades y conflictos. En lugar de aceptar su falta de autoestima, alguien puede decir, creyéndolo firmemente, cosas como éstas: "No consigo trabajo porque tengo mala suerte" o "No consigo novia porque no tengo auto". Se necesita mucha autenticidad y no estar demasiado conflictuado psicológicamente para enfrentarse a una verdad dolorosa. De manera que no voy a proponer soluciones fáciles ni apelar al simple voluntarismo.
Hagamos este ejercicio: ¿Cómo me veo, cómo imagino que soy? ¿Merezco que me amen? ¿Tengo una personalidad atractiva? ¿Soy una persona apta que merece ser respetada? ¿Inspiro confianza en los demás? ¿Soy capaz de dirigir un hogar? ¿Tengo una profesión, conocimientos o habilidades suficientes como para ganarme la vida con dignidad? ¿Soy útil? ¿Me animo a tomar decisiones y responsabilidades? ¿Me decido a poner en práctica mis proyectos de progreso? A cada una de estas preguntas respondámonos en positivo: ¡Sí, soy capaz! Hagámoslo a menudo, hasta que la imagen relativamente negativa que podamos tener de nosotros mismos se vaya modificando y nos visualicemos como individuos valiosos. La fuerza y la convicción con que nos repitamos ese ¡Sí, soy capaz! nos dirán hasta dónde llega la autoestima que nos tenemos.
Admitamos que con este ejercicio no van a conseguir autoestima aquellos que no la tengan o quienes la posean en un grado demasiado bajo o enfermizo; en ese caso sólo un tratamiento apropiado podrá resolverles el problema; la autoestima no se inventa ni se adquiere en ningún supermercado. Los que la posean, en cambio, aunque no sea en el nivel adecuado aún, podrán sumar muchos puntitos a su favor. Reforzando el criterio sobre nosotros mismos no sólo mejoramos la imagen para el exterior sino que -esto es lo importante- nos afirmamos en el mundo.

Los demás y nosotros
Vivir en sociedad implica relacionarse con los demás. El contacto apropiado con quienes desearíamos estar y compartir cosas acrecienta las ganas de vivir. En la medida en que una persona no se crea merecedora de ser aceptada, caerá en el retraimiento. La soledad, el temor al rechazo, se alimentan de sí mismos, creando una especie de círculo vicioso: "Como nadie me quiere, no estoy con nadie. Como no estoy con nadie, nadie me quiere". ¡Pero cuidado! Porque también podemos sentirnos solos y abandonados en medio de la multitud. Romper el círculo del aislamiento, poder progresar, implica amarse a sí mismo, saberse valioso, poseer eso que nos salvará: ¡la imprescindible autoestima!



Caricias
Cómo elevar la autoestima
Cómo lograr autoestima y mantenerla positiva
Complejos
Cuando abuso de mí
La Autoaceptación
La Autoestima en los niños
La edad no tiene nada que ver
Pensar en positivo









contáctenos

tel: (+5411) 4783-9343
tel ip: (011) 6009-9190
sms: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


lun. a vie.
8 a 20 hs.


volver a mantra
www.mantra.com.ar