Suscribite Entrevistas


Agua

EL AGUA



El agua es indispensable para nuestra vida, ya que el cuerpo humano está compuesto por un 70% de ella. Existen distintos tipos de agua que consumimos diariamente: aguas de suministro público, potables envasadas, y naturales; la diferencia entre ellas radica en el tipo de sustancias que llevan disueltas (cloruros, nitratos, calcio, hierro, etc.)

Agua de pozo: Generalmente se extrae de una napa; ésta se forma con el agua de lluvia que penetra en un terreno, arrastrando consigo minerales y luego deteniéndose en una capa impermeable. Habitualmente se utiliza la tercer napa, pero se debe tener en cuenta que la profundidad de una napa varía según los distintos suelos.
Las napas de agua son factibles de distintas contaminaciones producidas por el hombre: productos de fumigación (plaguicidas y herbicidas), desechos industriales, cañerías cloacales y pluviales en mal estado, pozos ciegos con pérdidas, perforaciones en lugares indebidos (perforan los mantos impermeables), basurales próximos a las napas de agua.
Las aguas de pozo casi siempre contienen nitratos y nitritos de sodio y de potasio (probablemente cancerígenos para 22 especies animales y el hombre) los cuales provienen de la descomposición orgánica y de los fertilizantes.

Agua de red: Proviene generalmente del agua de río, y ésta puede estar contaminada por: productos de fumigación, desechos industriales y cloacales, materiales orgánicos (mohos, parásitos, hongos, esporas, etc.) e inorgánicos (arena, arcilla, herrumbre), aguas de montaña (con alto contenido de fosfatos y carbonatos de calcio).
Al agua de red se la somete a un proceso de potabilización que consiste en tratarla con cal, luego se la trata con sulfato de aluminio y posteriormente con hipoclorito de sodio (lavandina); con esto se va reduciendo la cantidad de bacterias presentes, además de precipitar algunos metales pesados.
A esta agua también se la trata en forma hogareña haciéndola hervir durante unos minutos y/o también agregándole lavandina con el fin de eliminar bacterias residuales de la potabilización, pero con esto se logra también aumentar la concentración de metales pesados (cromo, cadmio, plomo, mercurio, arsénico, etc.) y de nitratos y nitritos de sodio y potasio, arenas, arcilla, herrumbre.

Aguas minerales: Existen dos tipos, las naturales y las mineralizadas artificialmente. Las naturales son las que provienen de un yacimiento subterráneo, y se distinguen de las aguas potables por su contenido en minerales y por su pureza original; las mineralizadas artificialmente son las aguas potables adicionadas con sales minerales de uso permitido. Se debe tener en cuenta que el exceso de concentración de minerales que muchas contienen (sales de sodio) es nocivo para la salud (personas hipertensas).
Este tipo de agua puede contaminarse con bacterias que se reproducen en los envases plásticos (usados mayoritariamente), lo que obliga a incorporar al agua aditivos y conservantes. No es aconsejable calentar el agua mineral ya que esos conservantes se descomponen por acción del calor, siendo muy nocivos para la salud (no conviene preparar por eso comidas con agua mineral, pero si se las prepara con agua de red, lo mismo que a las infusiones, además de ingerir todos sus contaminantes tendrán un gusto absolutamente alterado).

Aguas potabilizadas envasadas: Son generalmente de origen subterráneo o provenientes de un abastecimiento público a las que se hace algún tratamiento para mejorar sus características físicas. Estas aguas pueden presentar los mismos contaminantes que las aguas de pozo mencionadas anteriormente.

Filtrar y purificar el agua: la solución adecuada
Actualmente existe una gran cantidad de gente que ha tomado conciencia de lo necesario y beneficioso que resulta filtrar y purificar el agua de consumo diario. Un purificador de agua debe retener, según normas, los elementos considerados nocivos para la salud que se encuentren presentes en los distintos tipos de aguas y para los cuales son diseñados.
Los purificadores de agua retienen los contaminantes más comunes (cloro, pesticidas, funguicidas, arenas, arcilla, herrumbre, bacterias, toxinas de bacterias muertas, metales pesados, nitritos, nitratos, etc.) obteniéndose un agua apta para la preparación de alimentos. Hay diferencias entre distintos filtros de diversas empresas, por ejemplo en la capacidad de filtrar nitritos y nitratos, lo cual es muy importante.
Cabe destacar que pese a lo dicho anteriormente el mercado de las aguas minerales es creciente, ya que mucha gente utiliza agua mineral para todo consumo, olvidando los posibles perjuicios que ésta puede ocasionar debido a sus posibles contaminantes, aditivos y conservantes.
También es clave para la salud de la piel, de los cabellos y de todo el organismo bañarse con agua filtrada ya que no sólo el cloro daña a los mismos sino que muchos tóxicos presentes en los distintos tipos de aguas pueden también absorberse por la piel.
Hay personas que creen, sin fundamento, que en el proceso de filtrado pueden incorporarse elementos tóxicos también en esta forma de agua. Sin embargo estudios científicos serios muestran que el agua que sale de los mismos sólo contiene agua pura (H2O) y minerales pero ningún agregado al que el agua ya traía, habiéndose retenido los contaminantes. El único mineral en el que se encontró un ínfimo crecimiento es en el sodio, pero en concentraciones mucho menores que las que contiene el agua mineral, lo cual no representa un riesgo para la salud.
Existen empresas que se ocupan de este tema fundamental, poniendo en el mercado una variedad de productos destinados a mejorar la calidad del agua que consumimos diariamente. Es importante informarse bien sobre qué filtra y qué no filtra cada aparato, saber también que si los filtros no se recambian en el tiempo apropiado pueden ir acumulando colonias de bacterias y averiguar cuántos años dura el aparato completo y si pasado ese tiempo hay que reemplazar al mismo por completo o solamente el repuesto. Esto incidirá ostensiblemente en los costos a la larga. Algo muy importante es conocer cuáles empresas tienen mejor servicio de postventa, que implica llamar al cliente periódicamente, visitarlo, inspeccionar el estado del filtro y repetir (cada 4 meses en los modelos chicos, y cada año o año y medio en los grandes) la prueba que demuestra el grado de efectividad en la retención de cloro, mediante un reactivo que hace cambiar totalmente el color del agua si ésta lo contiene.
Todas las empresas que comercializan estos filtros se manejan por sistemas de venta directa y es conveniente que en todas las ciudades o pueblos, gente desocupada o subocupada se vaya interesando en hacer que estos filtros puedan irse instalando en las casas de sus vecinos, lo cual haría que mucha gente pueda vivir de una tarea tan reconfortante como la de vender un producto muy importante para prevenir enfermedades y mejorar la salud de la población.









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20,30 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar