Suscribite Entrevistas




EL CAMINO DE LA CONCEPCIÓN AL NACIMIENTO



Desde que los humanos alcanzamos el domino del Elemento Aire, evidente en la conquista del espacio y símbolo de la nueva Era de Acuario, no todos dejamos atrás la era del agua que Piscis representó. Con ello arrastramos la emocionalidad, la creencia de que los demás son los culpables de todo, la tendencia a pedir que algún Gurú, Santo o Deidad nos salve y, sobre todo, la fantasía de dar por sentado que cualquier evento cósmico ya instaló la Luz en la Tierra. Todo ésto dificulta la concepción de una Nueva Conciencia.


La Tierra como Madre

Haciendo un paralelismo con un embarazo humano, podemos comprender que la calidad física, mental y emocional del niño por nacer depende de la calidad de la materia prima que mujer y hombre aportan, sobre todo la calidad de sus sangres que son el vehículo de manifestación de sus espíritus y síntesis de lo que lograron ser.
Al mismo tiempo, hay un factor más que se da como resultado de lo antedicho y es el porcentaje de complementación del óvulo y el esperma. Cuando este porcentaje es muy bajo no habrá embarazo, o podrá ser dificultoso y el nacido acarreará problemas de todo tipo.
El nacimiento de la Nueva Conciencia en la humanidad, que será inexorable, no puede escapar al mismo esquema pero su tiempo de concreción depende de la calidad de conciencias individuales de los hombres y mujeres que la componen. Si observamos lo que ocurre en estos tiempos en la Tierra, donde prevalecen el materialismo, las violencias familiares, las adicciones, las perversiones sexuales, las guerras , incluso por motivos religiosos, debemos reconocer que si anhelamos ser partícipes del Gran Parto Planetario, algo no estamos haciendo bien.
Es en este punto donde los conocimientos de la filosofía kármica y la carta natal kármica como instrumento de autoconocimiento, nos señala el camino a través de una enseñanza de síntesis e integración de una Nueva Educación.


Abriendo las compuertas del subconsciente

Cuando una pareja intenta la concepción y no lo logra, lo primero que hace es ver a especialistas que, a través de determinados análisis, podrán detectar si existe algún impedimento físico para el embarazo. De la misma manera, todos los que componemos la Humanidad debemos hacer nuestro propio análisis para determinar qué vicio o defecto oculta nuestro subconsciente y qué es lo que impide que hagamos el aporte a la nueva conciencia por nacer.
Si bien existen muchos métodos que pueden ayudar a conocerse a sí mismos, el que ofrece la Astrología Kármica es infalible, ya que revela la carta natal como la radiografía de lo que se acumuló como karma armónico o inarmónico desde muchas vidas atrás.
Quienes no saben de la reencarnación, también son advertidos sobre las energías ocultas que generan el destino en sí mismos, datos comprobables por las experiencias vividas.


La importancia de la ingesta

El segundo paso de la pareja que aspira a tener un hijo y descubrió , por ejemplo, que el esperma no puede concebir porque es aniquilado por la acidez de los fluidos que segrega la mujer, es proponerse corregirlo. Para ello, lo primero deberán planificar es un nuevo orden alimenticio, ambos tendrán que lograr un equilibrio ácido-alcalino en su dieta.
En la Humanidad es algo similar, la alimentación caótica fomenta combustible negativo para la mente, la que impulsa a vivir en el pasado con rencor o resentimientos, o en el futuro, con miedos y espejismos. De ambas formas se pierde el presente, que es el único estado en que la conciencia puede expresarse.


La importancia de controlar las emociones

Muchas veces en las parejas no se encuentra nada físico que impida la concepción, sin embargo no ocurre y es así que se descubre que la ansiedad por el embarazo en la mujer o el miedo de ambos anula lo que manifiestan desear. Rechazan subconscientemente al bebé que dicen que la vida les niega.
En la Humanidad esas tendencia bipolares se acrecientan por una mala respiración. No es difícil entender que si antes de reaccionar se respira profundamente, es más fácil la moderación de la emociones y hasta una respuesta razonada. Basta con ver la muy agitada respiración por la boca de alguien, descontrolado y violento que está sacado del Ahora.
Una vez lograda la concepción, el próximo paso es cuidar por un período más prolongado la ingesta física, emocional y mental de los padres, ya que el bebé se alimentará también de lo que piensen y cómo reciban las impresiones de lo que les sucede. Este ltimo alimento es el más importante, ya que nueve meses transcurridos con depresión, angustia, peleas, gritos, etc., no auguran nada bueno al niño por nacer.


El poder de la Sabiduría

Tanto en las parejas como en la Humanidad, esta selección de impresiones y transmutación de aquellas que son desagradables, depende del sentido que se tiene con respecto a la vida. Para alguien que cree que tiene una sola vida, que supuestamente hace todo bien, cuando le ocurre algo doloroso, como un traición, una defraudación, un maltrato o una enfermedad, supondrá que es injusto y, lógicamente, vivirá a los gritos rencorosamente culpando a los demás y a la vida.
Los religiosos dirán que Dios sabrá el por qué de esa crisis, otros que el diablo metió la cola y los que entienden mal la ley de la reencarnación dirán "es mi karma" y, así, ninguno hace nada para cambiar y servir a la concepción o crecimiento.
A través de la Astrología Kármica se descubre que somos eternos, que venimos a este mundo dual tantas veces como sea necesario para pasar por fricciones que transmuten el mal karma, conquistando en unidad más sabiduría con más amor y llegar a la aceptación de que todo lo que nos ocurre es justo como resultado de lo que oculta nuestra memoria milenaria, grabada en archivos mentales como imágenes. Así, el modo de rectificar el karma irredento es conseguir que la Conciencia , que es lo que somos eternamente, genere en meditación las sentidas imágenes virtuosas que reemplacen a los vicios o defectos ocultos.
De la misma manera que lo que aportan los futuros padres en el momento de concebir es una síntesis de todas las células que sus cuerpos componen, todo ser humano es responsable de lo que sucede en la Humanidad que es un gran ser. Todos somos una de sus células y debemos aportar ms paz, más belleza, más bondad, más sabiduría, más justicia y más amor a la Conciencia en gestación pero desde la vida diaria, personal, familiar, laboral y social.
Los ciclos planetarios en gran fricción en estos tiempos, por aspectos mutuos en el cielo, demuestran que estamos en pleno trabajo de parto: de ahí las contracciones físicas, mentales y emocionales que viven la Tierra y la Humanidad.

Estamos a tiempo para que cada uno se observe a sí mismo constantemente , descubra qu le provoca rechazo y qué le provoca atracción, pero sintiendo en meditación indiferencia divina y prepotencia de Amor.
Debemos abarcar dulcemente ambas impresiones como necesarias y útiles para reconciliarnos con todas las cosas y almas del Cielo y de la Tierra, cumpliendo con nuestra Misión, que es parte la Gran Obra de Dios.




Alegoría de los Doce Signos
Astrología Hermética
Astrología Védica
Carta Natal de la Argentina
De la concepción al nacimiento
El estilo sexual de cada signo
El Zodíaco
Entrevista a Lily Sllos
Entrevista a Eugenio Carutti
Flor Armónica
La Astrología como ruta de Vida
La Astrología y el efecto en el fitness
Las Gemas y los Signos
La rueda de renacimientos
Meditación Astrológica
¿Para qué sirve la Astrología?
Quirón
¿Realmente conocemos nuestra hora natal?
Sinastrías
Zodíaco Egipcio









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar