Suscribite Entrevistas



grafologia

GRAFOLOGÍA CIENTÍFICA
La influencia de los colores: Grafopatología



Todo es según el color...
Usted conoce el dicho: "Todo es según el color del cristal con que se mira". Y es cierto, si tratamos de observar las cosas positivamente, conseguiremos logros jamás imaginados. Cualquier circunstancia, incluso la peor aparentemente, puede ser vista desde una perspectiva positiva. Todo esto exige aprendizaje; pero un pequeño esfuerzo diario nos dará una real recompensa. Todo consiste en tomar la decisión de cambiar el color. Los colores ejercen una directa acción sobre nosotros y forman parte significativa de nuestro mundo. Podríamos decir que así sucede porque el color está unido de modo directo a estados psíquicos y a respuestas definidas de conducta. Los colores, en sí mismos, son efectos delicados y sutiles factores físicos y fisiológicos, en los que podemos notar tres modalidades diversas:
    Tono (o calidad)
    Saturación (o cantidad)
    Claridad (o luz)
El sentido que toman en nuestra existencia puede unirse a recuerdos, a representaciones (señales, como las luces de los semáforos que producen automáticamente respuestas de acción o inhibición), a operaciones de cosas u objetos, a valorizaciones estéticas, a conductas dadas, como cuando intuimos el carácter simbólico de un color.

Hoy se sabe que la incidencia del color sobre el hombre es tal que incluye en su comportamiento. Es por ello que, para determinados lugares (nurserys, salas de parto, quirófanos, colegios, etc.) se decidió usar colores claros, así como en las aulas, reemplazar el clásico pizarrón negro por el verde, y las tizas, en su mayoría blancas, por otras de variados colores. Al romperse la monotonía del negro-blanco, se consigue despertar nuevos estímulos causados por la nueva coloración. Así, se reconoce que esta sabia disposición de colorear con tonos suaves, pasteles, claros, los lugares de trabajo (industrias, fábricas, comercios) mejora el rendimiento el rendimiento laboral: más productividad en menos horas, menor cansancio. Lo mismo ocurre, ya que es equivalente a lo anterior, en los ambientes creados para fines de recuperación de salud: sanatorios, hospitales, centros geriátricos, etc. Igualmente puede reconocerse el influjo color-hombre en salas de recreación, restaurantes, etc.

Por su temperatura, los colores se dividen en cálidos y fríos. En esta clasificación se alude a estados emocionales y resonancias en la personalidad.
Frío, por ejemplo, se une a la falta de comunicación, al encierro, lo encerrado en sí mismo, a lo unipersonal. Cálido, por el contrario, se asocia a lo abierto expansivo, a la comunicación, al predominio de lo emocional. Por lo tanto, hay que tener en cuenta que: un lugar de colores "fríos" nos da sensación de sobrecogimiento, como si nos envolviéramos en nosotros mismos para taparnos o abrigarnos. En cambio, hágase a la idea de un ambiente de colores "cálidos", ya sentirá que allí se invita al diálogo, y que hay mayor irradiación de energías.
De todo ser vivo (humano, animal, vegetal) y de todo objeto inanimado, emanan vibraciones "rayos de colores". Del hombre emergen muchos y variados, todos distintos, pero siempre hay un rayo (el llamado principal) que constituye la combinación determinada que individualiza al ser y representa su color individual.
Se sabe que los colores ejercen sobre nuestro organismo efectos determinados, tanto en lo físico como en lo psíquico. Estos efectos cambian de una persona a otra. Para que quede claro: la acción de los colores no es igual para todas las personas; un color determinado actuará favorablemente para alguien, mientras que para otro individuo será nefasto. Atañe a una cuestión de constitución, de temperamento, de estado patológico. Los colores actúan directa o indirectamente sobre el organismo humano.
De la combinación de los colores surge otro color. Negro y blanco: gris - Rojo y verde: marrón - Azul y anaranjado: gris - Violeta y amarillo: gris - Amarillo y rojo: naranja - Rojo y azul: violeta.

La influencia de los colores sobre el hombre:
Blanco: no posee una acción muy marcada. Si es muy intenso, con reflejos azulinos, cansa la vista.
Negro: absorbe las acciones exteriores, pero produce un efecto deprimente. Cuanto más intenso es el negro, mayor es el efecto que produce. Nos llama a prestar atención, pero sin fatiga.
Verde: preserva de los excesos físicos, causa distensión muscular, seda y da calma psíquica.
Anaranjado: color de la expansión. Produce entusiasmo, vitalidad. Disminuye la timidez. Provoca calma en la ansiedad.
Violeta: induce al descanso reparados, favoreciendo el sueño. Ejerce poca acción sobre las funciones orgánicas pero influye mucho sobre la psiquis.
Azul: es un gran componedor. Mejora los fenómenos psíquicos e intelectuales y los afectivos. Disminuye la vagotonía. Aumenta el jugo pancreático.
Rojo o tostado oscuro: es un gran activador. Su acción es reconfortante, estimulante y excitante. Abre el apetito, facilita la digestión, activa la circulación, da coraje pero lleva a la impulsividad temeraria.
Marrón claro: conduce a la torpeza. Provoca somnolencia. Pueden neutralizarse estos efectos nocivos con el rojo.

Tonos cálidos: rojo - naranja - amarillo. Estimulan a los deprimidos.
Tonos fríos: verde - azul - violeta. Calman los nervios. El color gris claro se considera neutro.



Qué es la Grafología científica
Buena letra para el Alma
Grafopatología









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar