Suscribite Entrevistas



osiris

EL TIEMPO DE LOS DIOSES
Herederos de un complejo calendario astronómico



Los egipcios crearon su primer calendario solar, tomando como patrón el tiempo que tarda la Tierra en recorrer su órbita alrededor del Sol.
Este recorrido pronto sería identificado con los avatares del dios Osiris en el mundo de los vivos y su posterior regreso desde el reino de los muertos...

Desde que los dioses descendieron a la Tierra e implantaron la división del tiempo, los egipcios respetaron su medida durante mas de tres milenios.
Los dioses dividieron el año -rempet- en 12 meses - abed- de 30 días cada uno -jeru- lo que daba como resultado un total de 360 días.
Cada mes fue dividido, a su vez, en tres semanas o decanatos - mellu- de diez días cada uno. La jornada, a su vez, se repartió en 24 horas - unut - contando el día con doce horas y la noche con otras tantas.
Por debajo de la hora estaba el "instante"- at- sin medida fija.
Como la Tierra tarda exactamente 365, 24219879 días en recorrer por completo la órbita del Sol, los dioses añadieron 5 días más a su calendario, llamados epagomenales - jeru rempet para completar dicho ciclo.
A su vez el año también se divide en tres estaciones - ter - de cuatro meses cada una. La primera de ellas era la "inundación"- ajet- y se extendía desde mediados de Junio hasta mediados de Octubre. Este periodo coincidía con el comienzo de la crecida del Nilo y con la preparación de las tierras para el cultivo.
La segunda de las estaciones era la "germinación"- peret- que abarcaba desde mediados de Octubre hasta mediados de Febrero y en el transcurso de la cual se esperaba a que crecieran los frutos cultivados.
Finalmente estaba la estación de la "cosecha" -shemu- que abarcaba desde mediados de Febrero hasta mediados de Junio, y donde se recolectaban los frutos.
Ya en las primeras dinastías se representaban en las tumbas escenas agrícolas de las tres estaciones para garantizar por medio de la magia la continuidad del ciclo anual de cosechas en el más allá. Y, por supuesto, también existía un vinculo muy cercano con algunos colores.
El rojo, por ejemplo, era el color de la inundación, momento en el cual la tierra se humedecía producto de la crecida del Nilo. El verde correspondía a la germinación y era el color adoptado por Osiris como símbolo de florecimiento. Finalmente, el amarillo representaba la cosecha, cuando los campos de trigo de las márgenes del río habían madurado y estaban listos para ser recolectados.


El tiempo de los Dioses









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar