Suscribite Entrevistas





El Amor y el Karma

El Amor es la fuerza más poderosa del Universo.
Ni siquiera el tiempo, el nacimiento, la muerte pueden destruir los lazos del amor. La separación física de los seres queridos es transitoria, la comunicación siempre continúa en otros niveles. Aquellas personas que se conocieron y amaron en el pasado reencarnan en el futuro. Aunque no recuerden sucesos de sus vidas pasadas se sentirán fuertemente atraídos el uno al otro.
En cada nueva reencarnación el amor se profundiza y poco a poco va creciendo para ser cada vez menos egoísta, más desinteresado hasta que después de muchas, muchas vidas, es perfecto.
Generalmente las personas con las cuales uno se relaciona en esta vida han estado muy cerca nuestro en vidas anteriores. Las relaciones pudieron haber sigo de padre a hijo, esposo a esposa, amigos íntimos, parientes, etc. El sexo no importa, pero cuando en esta vida uno está muy enamorado de alguien y el amor perdura y tiene características singulares lo más probable es que hayan estado juntos en el pasado, en otras vidas anteriores.
Generalmente reencarnamos para estar juntos a quienes debemos estar. La reencarnación es un hecho, pero no tratemos de buscarle la lógica humana... antiguamente se pensaba que la Tierra era plana porque los hombres de ciencia de la época de Cristóbal Colón decían que no era lógico que la Tierra fuera redonda porque los que estaban abajo se iban a caer... por supuesto, no se conocía la Ley de la Gravedad.
Asimismo tenemos las ilusiones ópticas que nos están engañando constantemene. Pero es más, la reencarnación, además de ser un proceso espiritual que siempre se ha creído en todas las grandes religiones y filosofías (los antiguos egipcios, los filósofos griegos, los budistas, hinduistas, teósofos, inclusive los cristianos ya que hasta el siglo III de Nuestra Era los cristianos creían en la Reencarnación), pero cuando la Iglesia se hizo oficial en Roma se promulgaron nuevas bulas papales condenándola porque el poder religioso de esa época pensaba que si se creía en la Reencarnación entonces iban a perder el poder que tenía la Iglesia de ser la única que podía perdonar pecados y asustar a todos con un infierno eterno.
La reencarnación es la única medida que nos da del Amor Divino y nos ayuda a entender por qué una persona nace con ciertas condiciones y otra no... si hubiera una sola oportunidad en la eternidad esto habría sido demasiado injusto.
Además, la misma ley física nos enseña que la materia ni se crea ni se destruye, solamente se transforma y cuando lanzamos una piedra a un lago se forman ondas en la superficie del agua, las ondas son el efecto, la piedra que arrojamos la causa, pero esa piedra a su vez es el efecto de un volcán que la produjo en el centro de la Tierra y así sucesivamente.
La historia de cada cual es su Karma. La historia kármica nos ayuda a entender por qué nos sentimos atraídos hacia ciertas personas en este nivel y por qué rechazamos a otras. Si tenemos una relación sin problema alguno... ¿qué vamos a aprender? Por eso muchas veces las parejas tienen que enfrentar juntos muchas situaciones... para aprender, para conocer, para salir adelante en la evolución. Una vez que se ha entendido y aprendido la lección queda borrado ese Karma y no hay que volver a reencarnar para pagar ese Karma, aunque lo más posible es que haya que reencarnar para aprender otras lecciones que aún no hayan sido superadas.
Muchas personas tienen relaciones amorosas perfectas o casi perfectas, muy felices... el amor se ha perfecionado... han aprendido sus lecciones en vidas pasadas, han ganado su felicidad. Los ciclos se inician y continúan en muchas vidas. Las experiencias en la hipnosis regresiva tan exitosamente conducidas por el Dr. Brian Weiss (les sugiero leer la obra Muchas Vidas Muchos Sabios que venden en cualquier librería) y la enorme cantidad de información que existe en el campo de la hipnosis regresiva producida por profesionales serios y responsables, grabada, documentada y analizada son una muestra más, desde el punto de vista científico de lo que los santos y sabios de todas las religiones han estado proclamando desde siglos.
El Karma es la Ley Universal de Causa y Efecto. Lo llevamos de reencarnación en reencarnación. El buen Karma o el Karma que nos hace crecer nos ayuda a a sobrellevar el Mal Karma que podamos haber acumulado en reencarnaciones anteriores. Si en una vida no se aprende la lección se nos dan otras oportunidades. Estamos aquí para aprender y para ayudar a otros a que aprendan... cada cual en su escalón evolutivo, cada cual en su momento de su Karma.
El Amor es esa fuerza que lo energiza todo... por eso el Maestro Jesús insistía tanto en el Amor... amar a Dios, amar al prójimo, perdonar a los enemigos, amar a todos. Por eso antes de Jesucristo el Buda en la India enseñó el camino de la compasión y el amor hacia todas las criaturas, por eso en todas las religiones se dice que Dios es Amor...
Si algo negativo LE ocurre en esta vida... si algo positivo LE sucede... en esos hechos estaremos viendo la Ley del Karma en Acción, de la Causa y del Efecto.
Cuando se entiende esta ley estamos dando un gran paso en nuestra evolución personal.

Profesor Zellagro
Teósofo e investigador metafísico, USA









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar