Suscribite Entrevistas


Armonía

"Cuando el hombre nace es tierno y débil
Y cuando muere es duro y rígido.
Cuando las plantas están vivas son blandas y flexibles.
Y cuando están muertas son secas y rígidas.
Por eso la dureza y la rigidez son compañeras de la muerte.
Y la blandura y la suavidad son compañeras de la vida.
Por eso cuando un ejercito es empecinado es derrotado.
Cuando un árbol es duro será derribado.
Lo grande y fuerte declina.
Lo suave y tierno prospera".

TAO TE KING Epigrama LXXVII

Basta abrir los ojos a cada amanecer para percibir el constante fluir, solamente la flexibilidad implica la posibilidad del mantener una constante corriente de intercambio, la flexibilidad es vida,
la rigidez es muerte, solo lo flexible perdura, lo rígido es barrido por los vientos de los tiempos, o es dejada atrás obsoleta y desfasada por la vida.
Lo flexible implica mantención consciente de la vida interna para adaptarse al entorno cambiante intercambiando selectivamente. La rigidez va impidiendo lentamente el darse cuenta de los cambios y la posibilidad de adaptarse a ellos.
Independiente de las teorías y dogmas, modelos y paradigmas con que los seres humanos llenan sus vidas deformando su visión, la realidad múltiple, multifacetica y siempre cambiante lo circunda y empuja, si no se está dispuesto a abrirse a ella se pierde lugar en el flujo de la vida quedando arrinconados en remansos olvidados y quietos en los cuales la renovación se va deteniendo.

Intercambio es cambio, traspaso es fluir, de lo propio a lo ajeno y vuelta al proceso constante de simbiosis y alquimia, se es parte de la vida como el elemento trasmutante que va transformando lo inferior en superior, dentro de sí, hacia afuera.
Todo ello requiere estar con el oído y la vista interior alertas, prontos a detectar sin miramientos lo bajo en lo propio para cambiarlo en lo mejor para el vivir, atentos para ser los instrumentos del YO Superior que omnipresente trata con el ser dormido y anestesiado por tantos múltiples destellos que lo mantienen en hipnosis, muchas veces voluntaria por orgullo.

Traspaso, cambio, transmutación, aceptación del permanente ahora que nos entrega múltiples posibilidades de crecer en el interior, de ahí si quieres el desarrollo se como la Aurora, siempre naciente dispuesta a alumbrar aparentemente las mismas cosas. Pero tu vista interior te muestra que todas son nuevas. No es acaso el amanecer el recuerdo permanente del fluir.

Endurecerse es morir, pero no es la muerte aparente de la evolución a una forma superior, es la muerte de la involución. La muerte del descenso.

La transformación permite pasar a un plano superior en donde nuevas leyes rigen tu vivir y por sobre todas encuentras dos fuerzas poderosas AMOR LIBERTAD.

La mariposa que dejo de ser larva ama la vida y es libre para vivir en un mundo interior y exterior mas amplio y de mas dimensiones.
Durante la alquimia de la transformación la dura red que la protege la cubre del peligro exterior, pero una vez producido el cambio, queda atrás para volver al inicio, ¿cual es la señal de salir?, El toque interno que dictamina sin apelación que ya es hora.

Energía, que es todo, sino un constante fluir en múltiples corrientes de intercambio, no somos acaso energía en sus infinitas formas, no es acaso todo el Universo una gigantesca danza armónica de las energías en la cual somos parte, así pues no hay muerte sólo transmutación, no necesitamos buscar un sentido a la vida, lo tiene en sí.
No necesitamos Dioses somos parte de él; no necesitamos normas, somos parte de la gran Ley y basta con percibir con el sentido interior para producir la conexión, vivimos en "MAYA" la ilusión, y por ello somos niños jugando.
El sufrimiento en si es inútil pues no existe salvo en nuestra ilusión, solo se aprende por el AMOR, cuando seamos capaces de superar las barreras por nosotros creadas caeremos en cuenta del tiempo perdido y olvidado buscando el dolor como maestro cruel.
No hay tal, solo puedes crecer si te nutres con el AMOR, para ti y para quienes te rodeen. No esparzas más dolor en esta ilusión de mundo, esparce AMOR, esparce FE, esparce ESPERANZA, sé el Faro Luminoso que entrega el mensaje de LUZ y BONDAD.

Esa es la misión mientras juegas en esta ilusión particular.
Ten FE, estoy contigo y estaré contigo siempre, porque soy parte de ti y tú eres parte de mí.

TEN FE Y RECIBE AMOR ASI COMO LO ENTREGUES.

Aun no he terminado...
Acabas de comprobar que hay detrás de las compuertas que tan celosamente custodias por temor al dolor. Más no temas, ya vez, no hay tal, el dolor está solo en tu imaginación, no necesitas convertirte en "una fiera más en este mundo de fieras", son solo ilusiones, además "¿no es acaso, el AMOR el Domador de las más temibles fieras?". No son fieras, solo creen serlo, acorazadas en sus conchas de egoísmo, defendiendo ilusiones que se desvanecen al menor toque de realidad.

Sé gentil, ama lo bello, lo frágil, lo delicado que esta en todos guardado como un secreto tesoro, tienes el Don de traspasar las barreras y tocar en cada Ser su humanidad.
Que más hermosa labor se puede desear, ser un dispensador de LUZ. Ilumina gentilmente el camino de los que no saben que pueden ver y que sientan que es la LUZ de la Aurora que les devuelve la vida y la vista. Y sobre todo cree en ti y ten FE en MI que juntos dejaremos nuestra huella en este mundo de ilusión, huella de AMOR, PAZ Y ESPERANZA, no en un mañana mejor sino en un Hoy renovado.

Entrego por tu intermedio este mensaje de lo que algunos llaman caridad cristiana que en si, es solo la conexión con el MAESTRO DEL AMOR que no requiere de nombres ni títulos pues es solo
EL QUE ES.

Jorge Araos Silva
enviado desde Iquique, Chile









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar