Suscribite Entrevistas




DEL AUTOCONOCIMIENTO A LA AUTOTRANSFORMACIÓN



Luego de las reflexiones expuestas en el artículo anterior tendientes a esclarecer el objetivo primordial de este Sistema de Trabajo sobre sí que utiliza el Eneagrama como mapa para el estudio de la personalidad, considero oportuno agregar algunas reflexiones sobre la Tarea en sí.

Cuando comenzamos a preguntarnos ¿quién verdaderamente soy? ¿para qué vine a este mundo? ¿cuál es mi destino? etc., etc. etc., puede que comencemos también a percibir un deseo de búsqueda interior, un deseo de búsqueda de la Verdad. Como un llamado de regreso al Hogar, a la Fuente de Origen.
Hay un refrán Sufí que así expresa esta idea: "Llegar a ser lo que eras antes de que fueras, con el recuerdo y la comprensión de aquello en lo que te habías convertido".

Primeramente podemos ir descubriendo nuestras motivaciones, tendencias, comportamientos, miedos, impulsos, agresiones, etc., todo eso que constituye como "un otro yo", ese yo quien creemos que somos, ese yo que anhelando la plenitud no acierta el camino. Anhelo de un estado de plenitud al que sólo hemos de acceder mediante la liberación de las limitaciones a que nuestros condicionamientos nos conducen.
Contemplamos una acción pasada que sentimos o consideramos "negativa", su sola evocación nos produce "algo desagradable": dolor, culpa, contrariedad, frustración, etc., etc. En sí, no se la puede deshacer, no es posible volver atrás. Lo que sí podemos es, desde una actitud de testigo totalmente imparcial, observar profundamente toda la experiencia hasta llegar a descubrir la motivación más sutil, más oculta, que es en realidad la que, ignorada por nosotros mismos, nos impulsa a tomar esas actitudes reiterativas que tanto perturban nuestro bienestar.
La comprensión de uno mismo requiere llegar a captar estos patrones repetitivos, esa "manera de" reaccionar en nuestra vida de relación con los otros.

He aquí el desafío. Mirar hacia adentro, aceptando nuestros supuestos yerros, viéndolos como oportunidades para crecer. No se trata de culparnos o lamentarnos sino por el contrario, utilizar cada experiencia para aprender, pues al observarla en profundidad nos puede demostrar la falacia de nuestra motivación ("fabricada por el ego") y liberarnos de ella. Porque cuando logramos comprender verdadera y profundamente algo sobre nosotros mismos, ya no es lo mismo, ello cambia, nos libera y nos transforma.
A medida que a través de la práctica constante de la auto-observación, llegamos a tomar conciencia de la esclavitud a que nos someten nuestras respuestas automáticas y obsoletas, vamos despertando al deseo de vivenciar transformaciones sanadoras.
La tarea de observar esas experiencias en las que nos hemos sentido dominados por el miedo, la ira, la intolerancia, la soberbia, la autocensura, etc., etc., nos brinda la oportunidad de descubrir qué nos faltó en aquel momento. ¿Cuál es la Virtud que hubiera necesitado contactar?: Coraje? Decisión? Autenticidad? Humildad? Sobriedad? Aceptación?...
Podemos comenzar por proponernos actitudes diferentes, sanas, teniendo en cuenta y dándole cabida a nuestras Virtudes. Pues ellas permanecen en nuestro interior más profundo, al que es posible acceder y desde el cual manifestarnos espontánea y auténticamente dando expresión así a nuestro Verdadero Yo.

Y puede suceder entonces que en lugar de sentirnos perturbados por el miedo, la duda, la ira, la intolerancia, la autocensura, la soberbia, etc., comencemos a sentir serenidad, valor, seguridad, comprensión, etc. Y puede que ese placentero sentimiento de plenitud interior nos predisponga a desarrollar un amor más verdadero e incondicional tanto al prójimo como a nosotros mismos y a transitar la vida con auténtica libertad.


Del Autoconocimiento a la Autotransformación
Eneagrama
Las nueve fijaciones









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar