Suscribite Entrevistas




LA FRUSTRACIÓN



La sensación de frustración es ocasionada por la interferencia que impide la ejecución, en el momento oportuno, de un objetivo. De la suma de sensaciones de frustración que se podría tener guardadas en el inconsciente se genera la sensación de fracaso, causante en la mayoría de los casos de la auto-agresión.

Analicemos los pasos de una frustración:
  1. Existe una motivación puede ser una necesidad.
  2. Una acción o conducta hacia el objetivo.
  3. Un obstáculo que impide la concreción del objetivo.
  4. La frustración.


La motivación es el móvil, el deseo, la necesidad de hacer o tener algo. La motivación, en general, es el centro de cualquier conducta.
Cuando la acción no tiene motivación, no hay frustración. Para que exista una frustración debe haber una motivación, o necesidad, no satisfecha. De acuerdo a la importancia del motivo será la intensidad de la frustración.

Por ejemplo:
Si la necesidad es comer y no se puede hacerlo, el nivel de frustración no será el mismo si esto sucede a media tarde, cuando se ha almorzado a medio día que si no se hubiera ingerido nada.

Nuestra conducta es respuesta a un estímulo o necesidad en una situación determinada. Que puede ser:
  • Interior: apetito, descanso.
  • Exterior: un coche, una casa, dinero.
    El ser se pone en acción por impulso hacia el objetivo propuesto. Cuando aparece el obstáculo se genera la frustración.

    Es muy importante estar atentos a esto, ya que corresponde el funcionamiento normal de nuestro cuerpo mental y se podrían estar almacenando recuerdos que pensándolos carecen de importancia y sin embargo tomarían la categoría de frustraciones.
    Por ejemplo: No comer un dulce cuando se desea, no llegar a un lugar por un desperfecto en el transporte, esperar a alguien que no llega, la no-valoración de nuestras cosas.

    La intensidad de la motivación está en directa relación con la intensidad de la frustración. Se debiera observar y trabajar en nosotros cuando existe una situación que puede generar una sensación de esta índole con razonamientos que se podrían relacionar a la Ley del Karma:

    "Por algo me sucede esto"
    o
    "¿Qué me enseña esta situación?"

    Es decir, poner la atención en hacer que el cuerpo mental vuelque su acción a resolver o cambiar de objetivo en lugar de centrar en lo que no se pudo hacer. Las frustraciones más grandes se podrían formar cuando el ser se centra en lo que no pudo hacer sin registrar lo que sí pudo hacer.
    Nos puede salvar: centrar la atención en la solución y sacarla del problema.












  • Contáctenos

    Tel: (+5411) 4783-9343
    Tel IP: (011) 6009-9190
    SMS: 011-3660-0048
    ventas@mantra.com.ar


    Lun. a Vie.
    8 a 20 hs.


    Volver a Mantra
    www.mantra.com.ar