Suscribite Entrevistas


POR QUÉ CRITICAMOS?




Basados en un montón de errores, nosotros a veces decimos que las cosas "hay que decirlas", y la forma de ayudar es diciéndolas.
A veces eso que nosotros podemos ver que el otro está haciendo, y que a lo mejor está mal, prácticamente lo arrojo a la cara del otro. Tengo que saber que si voy a marcarle o mostrarle algo a alguien, para que cambie, debe ser siguiendo una serie de pautas.

La crítica, (lo que nosotros llamamos crítica) es un comentario que hacemos de alguien y no se hace generalmente con ninguna contemplación.
A menudo podemos empezar a decir que es una mala persona porque "hace esto" o "lo otro", hay evaluación, hay juicio.
No hay en lo que llamamos crítica, un trabajo en el que estemos haciendo un análisis; hay un juicio y todo lo que viene detrás de esto generalmente es negativo y se marca con un tinte o una apoyatura de fuerza que está dada desde patrones mentales.
O sea, acá hay un juego nuestro de patrones mentales, que es lo que nos lleva a juzgar, censurar y criticar.
Lo grave de esto es que, yo critico desde mi propio juego de desvalorización al que se equivoca. Es decir, en ese juego de tratar de ser más, bajando al otro, yo critico.
El real juego sería; mostrar en qué me podría estar equivocando y tratar de ser más, preparándome más.

¿Qué es lo que pasa dentro mio cuando critico?


Cuando comienzo a hablar, se me activa un patrón de desvalorización y también un juego de agresión, ya que mi forma de decirlo tiene una carga de agresión. Subyacente con estas consignas hay un mecanismo de soberbia. Es más fácil bajarlo al otro, mostrándole todos los errores. Siempre que critico a alguien, tácitamente, estoy diciendo que soy mejor.

Lo que me olvido es que si soy mejor,
mi obligación es ayudar, no criticar

Si yo ya vi esto que le estoy marcando a otro, en verdad, mi obligación es acercarme y ayudar.
En ese ayudar, crecemos todos; con la crítica no crece nadie.

De lo contrario, lo que peor, es que cuando critico emito desvalorización, agresión y soberbia.
Esto significa que a todo lo que salió de mí, se le van a sumar energías afines. O sea, que esa carga de agresión que salió de mí con un determinado tamaño, por ejemplo 1/2 kg. de energía (simbólicamente), a la hora de llegar a la persona a la cual estoy criticando, ya esa masa de energía puede pesar 3 kg. Desde ahí, esa masa de energía por Ley de Causa y Efecto va a volver a mi. Ese trayecto en el que viene a mí sigue arrastrando, y es muy probable que llegue con 6 kg. de energía. Esto pasa con la agresión, con la desvalorización y también con la soberbia.
Entonces, si mi intención es lo que yo esgrimí primero: "Tiene que saberlo porque de esa manera yo lo ayudo", sepan que no ayudamos a nadie. No solo no lo hacemos sino que en realidad lo que hicimos fue, perjudicar al otro, perjudicar al plano y básicamente perjudicarnos a nosotros mismos.




La Crítica y sus concecuencias
¿Por qué criticamos?







Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar