Suscribite Entrevistas




UN MENSAJE DE LA SELVA

Un mercader persa había conseguido un ejemplar de una especia rarísima de ave. El pájaro estaba acostumbrado a la libertad, y la vida enjaulado le resultaba muy penosa. El mercader le cojió cariño al ave, y decidió aliviar su cautiverio. Le propuso que expresara un deseo y se lo consedería inmediatamente. Por supuesto, el ave no podía pedir la libertad.

- Este es mi deseo. Quiero que vayas a la selva, y cuando encuentres a uno de mi especie, le cuentes la penosa situación en la que me hayo. Solo tienes que decirle que estoy enjaulado. Nada más. Luego debes contarme su reacción.
- Me parece un deseo muy modesto. No comprendo porqué te contentas con tan poco, pero haré lo que dices.

El mercader se dirijió a la selva, y después de mucho buscar descubrió otro ejemplar de esa rarísima especie.

- Pájaro, por favor ven aquí. No temas no quiero capturarte. Solo quiero cumplir el deseo de un semejante tuyo. Me ha encargado que te anuncie que un hermano tuyo está enjaulado en mi casa. Su mayor deseo era que te lo hiciera saber.

En cuanto escuchó esta palabras, el ave cayó desplomada. ¿Estaba muerta?. Parecía que la vida le había abandonado de pronto.
El mercader estaba desolado y no lograba explicarse lo sucedido. Tal vez el ave era muy sensible y la noticia del cautiverio de un semjante suyo había provocado una emoción fatal.
De vuelta a casa, el hombre se apresuró a contarle lo sucedido al prisionero, según lo acordado. En cuanto el mercader terminó de hablar, el ave cayó desplomada. Exactamente igual que su semejante en la selva.
Una vez más, el mercader atribuyó lo sucedido a la extrema sensibilidad de estos animales.

"Probablemente la muerte de un semejante suyo le ha causado una profunda impresión. He cometido un error. No tenía que haber enjaulado a un pájaro tan sensible. Habría hecho mejor dejándolo en libertad.
¡Ahora entiendo porque hay tan pocos ejemplares de esta especie! Lo menos que puedo hacer por su noble alma es enterrarle".

El mercader abrió la jaula y sacó al prisionero, que estaba completamente inerte.
Le colocó un momento en el alfeizar, mientras seguía observándole, muy compungido por el cariz que habían tomado las cosas.
Entonces el ave, como si hubiera vuelto a la vida, dio un respingo y con un aleteo rapidísimo salió por la ventana.

- Ahora entenderás porque mi hermano, en la selva, cayó desplomado cuando le dijiste que yo estaba enjaulado. Gracias a él puedo huir y volar libre por el cielo. Fue él quien me sugirió lo que debía hacer: simular que estaba muerto.

El ave saludó a su carcelero, que le seguía con la mirada estupefacto.

enviado por Martha desde Colombia









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar