Suscribite Entrevistas




NUESTRAS RELACIONES CONFLICTIVAS
Y LA TERAPIA DE REGRESIÓN


Primera parte:
Cuando el origen está en momentos reprimidos de nuestra vida actual,
parte 1



¿Cómo afectan las relaciones conflictivas nuestra vida cotidiana?

Cuando afrontamos conflictos familiares, de pareja, o de nuestro entorno, podemos darnos cuenta cómo nos afectan emocionalmente y alteran nuestra vida cotidiana.
Por supuesto que no es lo mismo enfrentar una situación pasajera que otra permanente, aunque de distinta manera nos conmocionan las dos.
La primera está colmada de ansiedad y angustia, nuestro consuelo es esperar que esto transcurra como algo momentáneo y transitorio. Cuando la situación es sostenida o permanente, soportamos una sensación extenuante, "in crescendo", que se prolonga hasta el momento en que tomamos la decisión adecuada, o aprendemos a aceptarla, tal cual es.
¿Y que nos sucede cuando afrontamos relaciones conflictivas cuyo modelo se repite una y otra vez, sin que lo podamos evitar?
Muchas de nuestras actitudes hacia nuestro entorno más querido: hijos, parejas, padres e incluso amigos más cercanos, están íntimamente relacionados con acontecimientos ocurridos en nuestra etapa intrauterina, parto, y período neonatal.
Ellas también están conectadas, con las experiencias compartidas con nuestros afectos a través de nuestras distintas vidas pasadas.
Todos estos eventos son guardados celosamente en nuestro inconciente pudiendo ser evocados a través de la terapia de regresión.


¿Cómo nos marcan las situaciones originadas en momentos reprimidos de nuestra vida actual?

Los acontecimientos de nuestra vida intrauterina, parto y primeros momentos de vida, crean la matriz de la forma en la que nos vamos a relacionar con el mundo.
Cuando durante el embarazo se establece un conflicto en el vínculo madre-hijo, comienza a establecerse una relación problemática que muchas veces se prolonga toda la vida, y esta situación nos marca y condiciona para futuras relaciones dolorosas y hasta eventuales separaciones.
Las instancias ocurridas durante el parto también pueden marcar nuestra vida. Aún en el más simple, siempre existen momentos traumáticos para atravesar. Muchas complicaciones ocurridas en los mismos, pueden generar en nosotros sensaciones y sentimientos que afectarán nuestra etapa adulta.
Embarazo prolongado, ahogo por cordón umbilical, contracciones sin dilatación; tanto éstas como otras situaciones nos afectan psicológicamente, incidiendo sobre nuestras futuras conductas.
Un ejemplo de esto podemos observarlo cuando en algunos partos se producen contracciones sin dilatación. Cuando el tiempo se prolonga, puede desencadenar en nosotros, años más tarde, sensaciones de desamparo o sentimientos de estar atrapados.


¿Cómo influyen las separaciones y distanciamientos maternos en nuestros primeros momentos de vida?

El primer contacto con nuestra madre y la relación que se establece con ella, marcará la dirección de nuestras actitudes, sentimientos y apego a la vida. Cuando ese lazo se ve deteriorado desde un principio es muy difícil la reparación en los años posteriores.
Es por eso que el estado de conciencia y el deseo materno durante el embarazo tienen un rol tan determinante.

Se pueden dar distintas situaciones que afectan de distinta manera el desarrollo de nuestra personalidad:
  1. La madre quiere a su bebé, conciente e inconcientemente. Constituye la madre ideal en los primeros momentos de vida. La persistencia de estos sentimientos libres de conflicto aseguran un buen vínculo madre-hijo y una mejor relación con nuestro futuro entorno.


  2. La madre no quiere a su bebé ni conciente ni inconcientemente. Cuando esto ocurre nos sentimos abandonados y/o rechazados. ¿Como puede afectarnos? Creando en nosotros muchas veces un trasfondo depresivo, y pudiendo provocar en nuestras futuras relaciones, el miedo a ser abandonados y sentimientos como "No pertenezco aquí" o "Nadie me quiere".


  3. La madre lo quiere conciente, pero lo rechaza inconcientemente. Este comportamiento se desarrolla a partir de nuestra vida intrauterina, parto y período neonatal provocando en nosotros un marcado sentimiento de culpa. A medida que nos desarrollamos y crecemos, puede producir también en nosotros una necesidad constante de adaptarnos a los deseos del otro, acompañada de una autoestima muy baja. Es entonces que sentimos una enorme necesidad de pertenecer.


  4. La madre piensa concientemente que no quiere a su bebé lo suficiente pero lo hace inconcientemente. Estas circunstancias pueden provocar en ella el sentimiento de no considerarse "suficientemente buena". Si esto no se modifica puede generar en nosotros futuros sentimientos de inseguridad e insatisfacción.

En pocas palabras, el modo de vincularse con nosotros y las actitudes de nuestros padres, afectan nuestro inconciente desde nuestros primeros momentos de vida. Muchas veces marcan a fuego nuestras futuras relaciones.


Facebook Compartir en Facebook Twitter Compartir en Twitter


Consideraciones para vivenciar una regresión a vidas pasadas
Descubriendo el espacio entre vidas
Descubriendo las puertas a nuestras Vidas Pasadas (1ra. Parte)
Descubriendo las puertas a nuestras Vidas Pasadas (2da. Parte)
Dinámica de una sesión
El Amanecer
Fobias y Depresión
La trascendencia de la Terapia de Regresión
La Vida entre Vidas
La Vida entre Vidas (2da parte)
Lo que usted siempre quiso saber sobre Vidas Pasadas
Los puntos débiles del cuerpo y la Terapia de Regresión
Miedos y ataques de pánico
¿Podemos recordar momentos olvidados de nuestra infancia?
¿Podemos recordar nuestras vidas pasadas?
Preguntas más frecuentes
¿Qué se puede trabajar con la Terapia de vidas pasadas?
Regresando a nuestros primeros momentos de vida
Todo lo que quiere saber sobre las Vidas Pasadas
Traer a la memoria conciente experiencias traumáticas no resueltas
Una visión sobre la vida y la muerte
Relaciones conflictivas y la terapia de regresión (1a parte)
Relaciones conflictivas y la terapia de regresión (2da parte)








Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar