Suscribite Entrevistas


terapia floral


DE CADA AMOR QUE TUVE TENGO HERIDAS
Una mirada Floral y de aromaterapia de la tristeza



La tristeza, la pena, acompaña al hombre desde que tiene memoria. Se trata de olvidar, se trata de distraer, se trata de alegrar pero está ahí. Cuando nos libramos de ella, como un mal dolor de cabeza, nos sentimos livianos e intentamos decirnos que es la última. La alegría y la tristeza, ambas se hacen presentes rítmicamente todo el camino. No hay una sin la otra, como el Yin y el Yang, como el día y la noche, mirar esto como un ritmo, aunque sea de a ratos, nos ayudaría a tener cierta libertad. Nos liberaríamos de la ilusión de la alegría permanente y también de la desesperanza de la tristeza eterna.

Algunas veces hay causas de tristeza y esto hace más fácil la lucha por la alegría. Un duelo por el motivo que sea, separación, viudez, pérdida del trabajo hace que la maquinaria de los que nos rodean impulse nuestra salida de ese lugar, un poco porque nos quieren y otro poco porque no les gusta ver reflejada en nosotros esa realidad de la vida que pueden transitar en cualquier momento. "Yo no entiendo como puede deprimirse y no intentar salir..." puede ser una frase de defensa a la que yo le contestaría "¿de verdad quieres saber?, Porque la vida te puede enseñar en cualquier momento".

Llegan al consultorio personas que siempre supieron escaparse a la tristeza, y alguna vez sufren lo mismo, fueron atrapados. Puede ser bueno escaparse, no estoy segura, pero un poco de humildad no viene mal. Reconocer que nos estamos escapando y que nos puede atrapar. Por lo menos humildad que nos haga reconocer que tenemos miedo de ella, y de nuestro amigo triste, tenemos miedo que se nos pegue como una gripe. Escaparse es un camino que puede ser agotador y no es la solución perfecta.

Hay personas menos propensas a caer en las garras de la tristeza y dejarse llevar a la depresión y hay culturas que registran menos esto. Que socialmente sea más aceptado en algunos pueblos que en otros no significa que la emoción de la tristeza sea algo cultural. Puede que se exacerbe en algunos lugares y en otros más bien se reprima. La existencia de estas diferencias hace que el análisis de las emociones se enriquezca. En la música popular los pueblos buscan la explicación y la profundización de cada una de las emociones. En todo el mundo se escucha con devoción tango, flamenco, gospel y blues que son expresiones de distintas formas de tristezas, mi pregunta es ¿por qué? Y aún al que no lo escucha porque le parece muy triste, le podríamos preguntar ¿qué te importa, es qué tienes miedo? No digo que sean las únicas causas de gustos musicales pero no está de más un poco análisis.
Hay quien se aferra a la alegría pretendiendo que sea eterna, quien se asusta de ella y no parece disfrutarla del todo pensando cuando habrá de pagar el costo, quien se aferra a la tristeza porque es lo único que le queda del bien perdido y quien se asusta de ella pensando que una vez allí nunca podrá salir. Estas son algunas posibles miradas.

Habría que pedirle a los que están tristes que comprendan a los que les temen y no se llenen de odio por sus faltas de consideración. También estaría bien que no se estacionen en la tristeza sólo por reacción de orgullo, o para generar culpas, es muy caro el costo para ocasionar una molestia que es posible no suceda. Sólo el que llora sabe de donde brotan las lágrimas.
Hasta aquí entre tristeza y alegría paseamos por una escala cromática de muchos sentimientos. Definir desde las Flores de Bach el camino apropiado no parece tan simple. La forma en la que la tristeza se presenta y las variadas expresiones de la misma hace que cada situación tenga un sello personal que debe ser respetado.

Rescue Remedy, Gentian y Mustard son las grandes acompañantes de esos momentos. Pero Agrimony puede temer a la tristeza porque se puede expandir, Vervain trata de convencer y convencerse que no corresponde quedarse en ella. Aspen teme la paga que deberá rendir por su alegría actual. Chicory no quiere soltar su tristeza. Gorse si no creo en la posibilidad de una salida. Impatiens no entiende el ritmo y el camino que necesita transitar el triste. Estas son solamente algunas posibilidades.
En aromaterapia, Geranio, Romero y Bergamota son las grandes compañías básicas. Incienso y Romero para despegar de los recuerdos del pasado. Lavanda para aceptar el ritmo y aceptarnos. Mejorana sobre todo para la pena en temas amorosos, cuando hay un duelo que superar por fallecimiento o separación. Enebro para el miedo a ser contagiado de tristeza.

Lo genial de la aromaterapia es que equilibra, cualquiera de estos aceites en un hornillo actúan acompañando al triste y a los que lo rodean a la vez, ayudando a generar un buen clima anímico.
Además debemos tratar el tema de la herida, si es que existe, causante de esta tristeza. Podemos pensar en Star of Bethlehem en Florales de Bach y Tea Tree en aromaterapia, aunque de ésta última los aceites esenciales ya mencionados también pueden acompañar en esa misión.

La aromaterapia y las Flores de Bach trabajan juntas de maravilla. Acompañar la toma de Flores de Bach con aceites esenciales sea mediante hornillo de aromaterapia, masaje o baños de inmersión es una excelente práctica.
Por supuesto que la búsqueda sería la de una mirada superadora que nos saque del círculo tristeza-alegría pero ese parece ser un arduo camino ¿Verdad?.



Aplicación del Sistema Floral de Bach
De cada amor que tuve tengo heridas
Entrevista a IAN WHITE
Flores de Bach
Flores de Bach y tercera edad
Flores de California
Flores de Raff
Flores de Raff - Tratamientos
Hiperactividad y Flores de Bach
La mujer y la Salud
Wild Rose (remedio floral de Bach)









Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar