Suscribite Entrevistas


drenaje linfatico

DRENAJE LINFÁTICO




Uno de los tipos de masajes que más interés ha despertado en las investigaciones y en el estudio del balance energético y físico, es el llamado masaje linfático más comúnmente conocido como Drenaje linfático.
El sistema linfático no ha sido valorado correctamente aquí en occidente. Podemos recordar que la linfa se encuentra por todos lados fuera de las células del cuerpo, con algunas excepciones como el cerebro, la médula espinal y la profundidad de algunos músculos.
La linfa es un fluido que puede ser claro o lechoso, que transporta nutrientes a las células y lleva además productos de desecho y partículas extrañas fuera de la célula a través de pequeños vasos linfáticos. Este delicado sistema puede distenderse hasta un tamaño 5 - 6 veces más grande que el de la vena que acompaña, siendo en general de tamaño más pequeña. Los vasos linfáticos viajan cortas distancias y entran en los nódulos linfáticos. Si en su recorrido encuentran bacterias, virus, sustancias extrañas o trozos de células, estos elementos son llevados hacia los nódulos linfáticos donde son destruidos.
La linfa contiene muchos elementos que son necesarios para el mantenimiento del cuerpo y la buena salud. Contiene un poco menos de proteínas que el plasma sanguíneo; contiene también un importante número de linfocitos, que son glóbulos blancos responsables de mantener la resistencia inmunológica circulante. En general, podemos aceptar que la composición es parecida al plasma sanguíneo. Tiene altos niveles de aminoácidos y de proteínas, y entre las enzimas presentes podemos mencionar a la histaminasa que es la encargada de desdoblar la molécula de histamina, que es la sustancia responsable de los fenómenos alérgicos.
Tanto la Medicina Ayurvédica como la Medicina Tradicional China tienen técnicas específicas para movilizar las impurezas y toxinas que pueden acumularse dentro del torrente linfático.
Uno de los efectos más conocidos del bloqueo linfático es la celulitis.
Entre los métodos que manejan los orientales para movilizar la linfa encontramos masajes en puntos de presión con aceites orgánicos, acupuntura, moxabustión, masajes generales, calor, etc.
Estas antiguas medicinas consideran que una buena limpieza linfática entre otras particularidades ayuda a asimilar los nutrientes del cuerpo, mejora las articulaciones, da más fortaleza, más vigor sexual y ayuda a eliminar muchas toxinas, principalmente medicamentosas.

Nuevos enfoques y uso del sistema linfático
Un nuevo concepto de la medicina, plantea que entre los recursos novedosos y económicos para resolver un gran número de problemas de salud, se encuentran en primer lugar los procesos de desintoxicación y de desparasitación.
Las tres fuentes de intoxicación más importantes que debemos tener en cuenta para evitar agravar cualquier situación son:

    El medio ambiente
    La alimentación
    Los cosméticos
Las principales - pero no únicas - vías naturales de desintoxicación que tenemos son: en el aparato digestivo el orificio anal y la vía urinaria, y la piel por transpiración, también podemos mencionar el cabello y las uñas.
Los métodos más comunes de resolverlo son el drenaje linfático y la limpieza colónica.

Drenaje linfático clásico:
El método clásico o tradicional realiza el Drenaje Linfático por medio de masajes manuales orientados, con el uso de aceites especiales. Este es un sistema muy bueno, que ayuda a aliviar de manera significativa muchos problemas de salud.

El Drenaje moviliza sustancias orgánicas, toxinas, agua, sales, grasas, etc. que deben expulsarse cuanto antes del organismo y para eso el cuerpo usa todas las vías de eliminación disponibles.

Investigaciones alemanas han demostrado que el aglutinamiento de proteínas ocurre en los fluidos linfáticos. Esto se debe a que las proteínas han reducido la carga electrostática, que puede ser incrementada por un bombardeo de fotones, la ozonización y el uso de alta frecuencia. Esta técnica hace uso de estos tres métodos de trabajo. El proceso consta de varias etapas que se repiten a lo largo del cuerpo, o de las zonas a tratar.

    Primero se chequea el estado de los nódulos linfáticos llave, la presencia de dolor al tacto significan bloqueos que impiden la eliminación de las toxinas. En este caso debe abrirse esos canales antes de comenzar la tarea.
    Se toman medidas en distintos lugares del cuerpo para poder comparar una vez terminado el tratamiento.
    Se comienza con la aplicación de un gel especifico y la activación de la zona con el Derma Ray, que es una lámpara al alta frecuencia Tesla no transitorizada que emite un barrido desde varios cientos (KHz) a varios miles (MHz) de ciclos por segundo. Esta lampara por sus características produce una lluvia fotónica, aporta un masaje celular, genera ozono en contacto con la piel, aumenta la circulación, incrementa la actividad glandular, estimula el crecimiento capilar, promueve el drenaje linfático, y además tiene otras propiedades secundarias.
    La terapia de altas frecuencias transdermales es muy valiosa antes de un masaje y es indispensable en el drenaje linfático para acelerar la eliminación de las toxinas. Las puertas del control linfático son una serie de puntos que fueron encontrados por el Dr. Frank Chapman en 1930, y desde entonces se los llaman puntos reflejos linfáticos de Chapman. La activación de estos puntos es indispensable para que el drenaje linfático suceda. Cuando estos puntos están cerrados son dolorosos. La activación de los mismos que se manifiesta por un alivio de la zona es el reaseguro de que se esta liberando el camino para el drenaje linfático.
    Después de abrir los puntos reflejos Chapman, es necesario el masaje mecánico. Para esto se trabaja con un masajeador TUI-NA, que es un generador de color-sonido-gemas que produce frecuencias armónicas de color y sonido, con el agregado de gemoterapia localizada, desarrollado de acuerdo a los principios de la Medicina Ayurvédica. Con este aparato se moviliza lo que se activó con el Derma Ray. La frecuencia de salida se ajusta de acuerdo a la problemática que estemos tratando. En este paso el terapeuta drena el fluido hacia los troncos subclávicos. Es posible que el paciente orine 2 o 3 veces durante las dos horas del tratamiento, con orina que puede tener olor más fuerte que el normal.
    Paso seguido se aplica un masajeador tipo profesional para ayudar en la movilización final.
    Terminada esta etapa, se aplica un sauna terapéutico ozonizado, y en este momento se puede perder importantes cantidades de líquidos, toxinas y peso. El ozono ha probado ser indispensable ya que oxigena la sangre, evita la reabsorción de toxinas y deja al paciente sintiendose refrescado.
    Se toman nuevamente las medidas en los mismos sitios que antes del tratamiento para ver las diferencias.
    Más que recomendable, es obligatorio realizarse otros 3-4 baños saunas o finlandés más en el transcurso de los próximos 10 días.
    Este tratamiento - dependiendo de las características anatómicas del paciente - dura entra 90 y 120 minutos. No provoca dolores post-tratamiento. Si se miden antes y después diversos lugares del cuerpo, como por ejemplo distintos sectores de piernas, brazos, cintura, busto,(hay una planilla premarcada que nos ayuda a manejarnos más fácilmente) se observan disminuciones de entre 1 y 6 cm normalmente en cada medida, lo que sumado de acuerdo a un standard, nos da una disminución en las medidas considerable y además una tonificación por demás interesante.
Como este proceso no es eléctrico, sino electromagnético, los beneficios continúan teniendo efecto, como mínimo por unos 10 días después del tratamiento, lo que significa que por ese lapso de tiempo seguimos eliminando toxinas, y si se aprovecha esta circunstancia se puede eliminar muchos más venenos y además perder peso.
Si este tratamiento se lo acompaña con una dieta adecuada a esa persona (que se logra a través del Análisis Fotobiótico Nutricional), con una buena ingesta de líquidos, con hidroterapias regulares (baños saunas, baños Finlandés, etc.), este proceso de eliminación de toxinas puede mantenerse activo por meses, lo que nos da una buena desintoxicación y desde el punto de vista estético se logra bajar muchísimos kilos y reacomodar la figura por redistribución de la masa liquida y muscular.
Esta técnica de drenaje linfático, explicada más arriba, como método de desintoxicación, es muy recomendada en personas con cáncer, no importando donde este se encuentre, debido a que la movilización y la eliminación de las toxinas favorece la recuperación, pero debido a lo efectiva que resulta desde el punto de vista estético se ha incorporado en la rutina de los tratamientos para perder peso.







Contáctenos

Tel: (+5411) 4783-9343
Tel IP: (011) 6009-9190
SMS: 011-3660-0048
ventas@mantra.com.ar


Lun. a Vie.
8 a 20,30 hs.


Volver a Mantra
www.mantra.com.ar