Sri Aurobindo

SRI AUROBINDO


LA MADRE

Auroville

AUROVILLE


ARTÍCULOS


LIBROS


AUDIOS


AGENDA


RADIO EN ARGENTINA
Participación en El Portal


Sitio Oficial del Ashram de Sri Aurobindo
http://www.sriaurobindoashram.org

Fundación Centro Sri Aurobindo de Barcelona
http://www.fundacionaurobindobcn.com
Auroville
http://www.auroville.org

Todos los contenidos y las fotografías de este espacio son
provistos por la Fundación Centro Sri Aurobindo de Barcelona
y Outreach Media de Auroville, India.



De SRI AUROBINDO

Deberes para con los muertos
de M. P. Pandit

De vez en cuando, oímos relatos de "muertos" que se revuelven en sus ataúdes, de cuerpos en la pira que inesperadamente, tornan a la vida. No son fabulaciones; son hechos reales que atestiguan la existencia de un fenómeno muy poco conocido relacionado con gente que quema a sus muertos con demasiada precipitación.

En realidad no han muerto.
Cuando se declara muerta a una persona, porque su pulso y su corazón ya no palpitan, y su cuerpo se ha enfriado, todo lo que ha sucedido es que las funciones fisiológicas han quedado detenidas. La manifiesta fuerza de la vida ha dejado de fluir. Pero el prana, más sutil, se encuentra todavía en el cuerpo. Lo que la Madre denomina el espíritu de la forma, aún está allí.
Y mientras estas cosas no hayan salido totalmente, la persona no ha fallecido efectivamente. En cualquier momento puede escenificar una recuperación si lo desea.

Éste es el motivo por el que la Madre aconseja un período de espera antes de deshacerse del cuerpo. Deba tomarse el tiempo necesario hasta que aparezca la primera señal de descomposición. Normalmente, veinticuatro horas serían suficientes. Pero los seres humanos son tan egoístas, tan insensibles, que encuentran razones para dar por terminadas las honras fúnebres tan pronto como sea posible. Se dan justificaciones muy vistosas. Pero el hecho real es que el vivo encuentra al muerto demasiado incómodo. La Madre ha hablado de almas temblorosas en el momento en que se enciende la pira; el vínculo del alma con el cuerpo todavía no se había roto, y, por lo tanto la reacción es terrible.

El otro extremo también debe ser evitado. Demasiado duelo, por parte de los allegados al fallecido, actúa como un freno en el curso progresivo del ser. Con mucha frecuencia, el ser que ha abandonado el cuerpo físico intenta permanecer por un tiempo en la atmósfera de aquellos a los que está acostumbrado y recuperar su equilibrio antes de seguir su viaje. El dolor, las lamentaciones, la agitación, exagerados, mantienen perturbada la atmósfera y el ser la encuentra complicada para estar en paz allí. Lo que debe hacerse es procurar un entorno lleno de paz.
Las plegarias al Divino por la paz del ausente ayudan mucho. Es menester darse cuenta de que todo dolor es egoísta, la gente se aflige no tanto por quien se ha marchado como por ella misma, que se priva de todo lo que él ha significado para ella.

Es útil recordar que la muerte no es el final de las cosas. El alma no ha hecho más que despojarse de su cuerpo físico. Continúa para vivir con otras envolturas en otros mundos, sobre otros planos, y finalmente reposa en el mundo de la Paz, hasta que está preparada para su próxima encarnación. Hay que respetar su elección de cambio de cuerpos y no tratar de imponer sobre ella nuestras exigencias egoístas. Si es posible, debemos ofrecerle nuestro amoroso apoyo y desearle una buena andadura en su viaje hacia lo alto. Si el fallecido tiene algo que comunicar, es mejor crear un clima de calma y comprensión. Si aparece en sueño, tener miedo y asustarse no es precisamente la escena adecuada. En tales casos, él se retira tranquilamente.

Uno debe estar atento y amistoso. Esta es la mejor actitud para un contacto, para la transmisión de algún mensaje. El visitante, en este encuentro, recibe sosiego y fuerza. De pasada podemos observar que esta comunicaciones tienen lugar habitualmente dentro de las primeras semanas del fallecimiento. Se dice que son tres años el período máximo de estancia del alma en la zona de la tierra.


Producción

Tel: (011) 4783-9343
Tel: (011) 6009-9190
ventas@mantra.com.ar
Lunes a Viernes
de 08:00 a 20:30 hs.

Volver a Mantra
www.mantra.com.ar

http://www.mantra.com.ar/sriaurobindo   Sitio de difusión autorizado en Argentina